Cuando supe de ti no niego que sentí el estómago revuelto, que mi c..." /> A ti, su nueva víctima… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en julio 3rd, 2015 | by Débora Carrasco

0

A ti, su nueva víctima…

Cuando supe de ti no niego que sentí el estómago revuelto, que mi cabeza iba a explotar y que quería odiarte con todas mis fuerzas, culparte de todo, de mi corazón roto y sobre todo de haberlo alejado de mí.

Pero no. La culpa no era tuya, no era mía, era de él.

Cuentas Netflix

De él por permitir que tú entraras en nuestras vidas cuando yo seguía a su lado, fue culpa de él por no haber tenido el valor de enfrentarme y hablarme con la verdad, por no haber valorado lo que hice, lo que di, y sobre todo fue culpa de él por permitir que entraras en su vida cuando ni siquiera había podido olvidarse de mí.

No niego que intenté odiarte, y muchas veces te maldije, pero comprendí que así como yo había sido su víctima, ahora tú eras de él, y aunque en mi interior deseaba que le fuera bien, también deseaba que lo hirieran como él lo había hecho conmigo.

Traté de ser educada contigo, de llevar la fiesta en paz, pero no, amigas jamás seremos, conocidas menos, no es culpa tuya; sino de él, pues te aseguro que te puso en mi contra, así como claro a mí me puso en la tuya.

tumblr_ljmctwmpT21qfrh03o1_500_large

Tal vez esté hablando de más pero es verdad, él salía contigo mientras me seguía hablando, mientras decía que me extrañaba y que ustedes no llegarían muy lejos, te negó cientos de veces, jurando que jamás regresarían, al principio le creí, luego entendí que todo era parte de un juego, un juego que le encantaba jugar y que era un experto, sin embargo resulto diferente conmigo, conmigo perdió, pues pude darme cuenta a tiempo de todo lo que era, de todas las mentiras que contó.

Y no te creas ganadora, porque te aseguro que así como yo un día no pude confiar en él, a ti te pasa lo mismo, y tienes razón; mientras tú piensas que eres la única, otras 10 piensan lo mismo.

Y créeme, me sentiría mal de verlos tan felices, pero lo mismo que te dice a ti, me lo decía a mí, así que la que debe de preocuparse eres tú, no yo; tú ganaste mentiras, yo logré liberarme de ellas.

Cuentas Netflix


Publicado por

Tengo tres terapias para cuando algo va mal: Ejercicio, música y escribir.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑