Sus ojos eran tan negros como la noche y¬†cada que me miraba, me hac√..." /> Carta de un hombre enamorado – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en junio 8th, 2015 | by Maribel Santiago

0

Carta de un hombre enamorado

Sus ojos eran tan negros como la noche y¬†cada que me miraba, me hac√≠a enloquecer de amor; fue as√≠ como qued√© hechizado y s√© que nunca jam√°s ver√© ese destello en ning√ļn otro par de ojos, no como los de ella, nadie nunca me har√° sentir tan especial cuando me mire como lo hac√≠a ella…

Cuentas Netflix

Ella y yo ya no estamos juntos, cada quien tom√≥ un rumbo diferente, nuestros sue√Īos colapsaron, nuestros caminos se descosieron para siempre. S√© que ella me am√≥ y yo tambi√©n le am√© firmemente y lo que m√°s recuerdo de ella, son sus hoyuelos al sonre√≠r. S√© que la her√≠ a morir, nunca pondr√© perdonarme todo lo que la hice sufrir, me hubiera gustado que ella estuviera bien desde que nos conocimos, que no tuviera ni una sola cicatriz, que nadie nunca la hubiera herido, no como yo, no como lo hice.

No s√© si ha perdonado, quisiera regresar el tiempo y haber hecho mi trabajo, quisiera, pero es muy tarde, tengo tantos defectos, ¬°oh Dios m√≠o! Ella ten√≠a raz√≥n, todo el tiempo lo tuvo y yo lo arruin√©. De pronto todos mis miedos se hicieron realidad, no me d√≠ cuenta cuando la perd√≠, no note que estaba distante, que ocupaba su tiempo en otras cosas, menos en m√≠, que sonre√≠a a fuerza y que lloraba por las noches sin parar, no me d√≠a cuenta de que le hac√≠a da√Īo con mi inseguridad, no me d√≠ cuenta de como sucedi√≥ pero pas√≥, ella se fue y no pude hacer nada para detenerla…

Am√© tanto todo lo que me dio, hizo tanto por m√≠ como nadie nunca, me ense√Ī√≥ tantas cosas, y una de tantas es que la edad no quiere decir madurez. La extra√Īo tanto, pero traicion√© su recuerdo porque ahora estoy con alguien m√°s y no quiero herir a nadie , pero s√© que la estoy hiriendo al hablarle, no puedo detenerme, ella es la √ļnica que puede hacerlo, aunque no vuelva no quiero dejar de saber de ella, ¬†s√© que ella en cualquier momento desaparecer√°, es inevitable.

Recuerdo el olor a frutas de su cabello y mi palpitar se acelera, todos esos caminos que recorrimos, ¬°qu√© proeza!, sus peque√Īas manos, su esencia y su cuerpo incandescente junto al m√≠o, me dio la lecci√≥n m√°s importante en mi vida, jam√°s nunca podr√© reemplazarla.

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑