Tenía 13 años, aún en la secundaria, donde todos empezaban..." /> Cuando decidí salir del clóset… Parte I – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en octubre 16th, 2015 | by M&M

7

Cuando decidí salir del clóset… Parte I


Tenía 13 años, aún en la secundaria, donde todos empezaban a descubrir su gusto por el sexo opuesto, donde ya no todo era esperar con ansias el recreo para jugar, sino esperar a que fuera recreo para ver o hablar con la niña o niño que nos gustaba, al menos eso notaba de los demás; yo en cambio aún esperaba el recreo para jugar o para comerme esa torta que me hacía mamá.

Cuentas Netflix

No me gustaba nadie y no me afectaba, al contrario yo era feliz y segura de mí misma; después comenzaban las preguntas de mis compañeras de clase: «¿Y a ti quien te gusta?» al principio sólo respondía: «Nadie» y con eso bastaba para continuar mi día, pero después esas preguntas se tornaron  más insistentes, hasta que tuve que mentir y escoger a quien de mis compañeros subirle el ego…

No fui nada tonta escogí a alguien a quien sería imposible se fijara en mí y evitar que a quien yo escogiera no me tirara la onda, entonces escogí al «Galán buena onda que ya tenía novia» del salón. Pff… Por fin me quité esa pregunta tan constante que me empezaba a atosigar.

alone-beautiful-black-and-white-clothes-Favim.com-945700

Pasado el tiempo, justo un año antes de graduarme de secundaria, conocí en un viaje de prácticas a una niña que iba en otro salón; no sé, algo tenía esa niña que me hacía sentir bien, me agradaba mucho juntarme con ella y al parecer yo era correspondida. Nos hicimos mejores amigas en poco tiempo, hasta que un día en recreo entrelazo su mano con la mía, en ese momento no sabía qué decir, pero lo que sí sabía era que mi estómago estaba lleno de mariposas.

Al finalizar el día escolar, camino a casa, llevaba una sonrisa que no podía disimular, el recordar que ella había tomado mi mano me hacía sentir de nuevo esas mariposas, llegué a casa y me recosté en mi cama, como era costumbre para esperar a mis papas y a mis hermanos para cenar juntos; estaba mirando hacia el techo sonriendo a la nada, hasta que mi mente por fin reaccionó y dijo gritando: «¡Espera!… Sentiste maripositas por alguien de tu mismo sexo» “¿No se suponía que eso se sentía cuando te gustaba alguien del sexo opuesto?» “¿Será que las mejores amigas también sienten eso?»

Mi cabeza se llenó de preguntas, pero esa noche pude dormir tranquila, me bastaba con saber que era bonito sentir maripositas y según yo era normal, porque veía más amigas que también se tomaban la mano y suponía ellas sentían lo mismo; después de tiempo, ella me confesó que le gustaba un niño, fue en ese momento donde conocí los «celos»; había escuchado de ellos, pero jamás los había sentido. Al llegar mi casa me recosté, empecé a analizar todo y de nuevo preguntas abordaron mi mente, sólo que esta vez eran preguntas diferentes: «¿Me gusta una mujer?» «¿Soy lesbiana?». En ese momento mi vida se convirtió en  un infierno…

depressed-girl

Siempre fui de carácter fuerte, me enojaba con facilidad, mi familia decía que yo era la más enojona de todos, pero entraba dentro del rango de lo «normal»; desde ese día mi carácter se volvió más insoportable, explotaba con más frecuencia y mayor facilidad. Aunque claro, cuando estaba con ella yo era feliz y cuando me pedía consejos acerca de cómo llamar la atención de aquel niño que le gustaba, moría de celos, pero trataba de ser lo más objetiva posible.

Faltaban meses para entrar a la preparatoria y mi vida era cada día más insoportable, todas las noches lloraba y no por ella sino por mí, yo no quería ser lesbiana, yo no quería que me gustara una mujer, yo quería ser «normal», quería que me gustara un niño, pero por más que intentaba fijarme en uno no podía.

¿Debía decirle a mis papás lo que me pasaba? Creo que no, anteriormente había escuchado comentarios de ellos en contra de los homosexuales.

Entonces… ¿Qué debía hacer?


 

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑