Cuando te vayas… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Vida

Publicado en diciembre 6th, 2016 | by Shanti G.

Cuando te vayas…

Compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

img_2554

Aún recuerdo las noches de verano recostada sobre la arena, con los ojos cerrados y disfrutando el sonido de las olas del mar. Tales noches y algún buen amigo fueron testigos de mis ideas, pensamientos y sueños más “locos” y profundos.

Llámame ilusa, pero compartía un deseo por cada estrella fugaz, y finalmente las ilusiones también forman parte de nuestra esencia al igual que nuestra fe en algo supremo. En ese momento me percataba de cuán libre soy, sentía que ni el cielo es el límite, me proporcionaba tanta motivación y convicción de que todo era posible. Sentía que era yo contra el mundo y lo “imposible”.

img_3283

Una decisión difícil ¡pero la mejor!, y si nadie quiere ir contigo, ¿qué más da?, ¡vete sola!, jamás te arrepentirás… sólo si no lo hiciste. El mundo es demasiado grande como para permanecer posado en un sólo lugar, además nunca serás más joven de lo que eres hoy. Puede que sea tiempo de alejarte y quitarte las cadenas de ese sitio al que no perteneces más. Así que anda, huye, encuentra tu espacio y cómete el mundo antes de que él te coma a ti… corre tras tus sueños e ideales. No hay mucho que pensar, hay mucho por hacer.

Te aseguro que no olvidarás el camino de casa al aeropuerto ni el nudo en la garganta al llegar, mucho menos las nauseas, nervios y mareos que surgieron al encontrarte en la sala de abordar. Esos sentimientos y emociones tan ambiguas por el miedo a lo desconocido y las tremendas ganas de conocerlo. Y si es que ya tomaste la decisión… ¡felicidades y bienvenida seas!, disfruta el recorrido.

Experimentarás la libertad en su máximo esplendor pero también la soledad. Te darás cuenta de cuán fuerte y débil puedes llegar a ser y también lo valiente que sos, pues no hay tiempo ni espacio para el miedo cuando no hay otra opción. La mímica se convierte en una habilidad vital, la sonrisa se vuelve tu lenguaje universal y “google maps” un instrumento inigual.

img_1600

Descubrirás que no hay extraños sino personas que todavía no hemos conocido, y cuántos mundos distintos hay detrás de cada cabeza. Viajar se volverá tu mejor adicción, pues invertir en viajes es la mejor inversión, desafortunádamente las fotos no capturaran la misma belleza y sensación que perciben tus ojos y tu cuerpo pero por lo menos es un billete seguro de vuelta a ese tiempo que ya no regresa.

Probablemente te pierdas desde el cumpleaños de tu mejor amiga, la graduación de tu hermano, navidades en familia, el embarazo de tu hermana, el nacimiento de tu sobrina o hasta los últimos días de vida de la abuela. Bueno, lamentablemente nadie dijo que sería fácil, nadie nos advirtió que ese sería el precio de dejar la zona de comfort, de arriesgarte, perseguir tus sueños, de volar, vivir otras aventuras, de crear experiencias y disfrutar nuevos placeres. Es justo aquí cuando caes en cuenta que en ocasiones existe mucha tristeza en la felicidad. ¡Y vaya manera de mostrártelo!, pero el tiempo no para, no se detiene por ti ni por nadie y la vida sigue estando cerca o lejos, así que adelante, muchas lecciones de vida, aprendizajes y madurez van incluidos en el “paquete”.

Habrá días en que quieras dejarlo todo atormentándote con ¿qué estoy haciendo aquí?, y otros días deseando quedarte ahí para siempre cuestionándote ¿en qué mundo he vivido todo este tiempo?

Experimentarás una sensación distinta al escuchar hablar a alguien en tu idioma natal, te emocionará y querrás correr a decirle “hermano mío, ven acá!”. El restaurante de comida latina se volverá uno de tus lugares favoritos pues tan pronto abras su puerta principal, te sentirás como en casa por unos instantes.

No me preguntes por qué, pero los domingos se encargarán de hacerte añorar estar en casa, sentir las mejillas y el calor de mamá una vez más, sostener la mano amiga de complicidad de tu hermana, escuchar las tonterías de tu hermano, discusiones con papá y hasta las carcajadas del vecino. Y cuando repentinamente te encuentres sola y perdida en alguna estación del tren o caminando a media noche sin rumbo, querrás desaparecer o correr a refugiarte en los brazos de los tuyos.

img_3690

Pero el día en que te encuentres de compras en Milán, disfrutando un croissant en Francia, caminando por las calles de París, cruzando los puentes de Venecia, bicicleteando en los bosques de Alemania o callejones de Praga, te preguntarás cómo diablos le has hecho para llegar hasta ahí… y es justo cuando la felicidad te embarga y con un suspiro el orgullo te acaricia el alma, pues después de todo, ese es el resultado de tu valentía y esfuerzo ante los desafíos inesperados, sacrificios enfrentados y sueños logrados; porque mientras todos ven esas encantadoras fotos de “aquí” y de “allá” pocos saben la verdadera historia que hay detrás de cada una de ellas.

Cuando te vayas, aprendes que como en casa, ningún sitio; que el amor lo es todo y la distancia no es nada cuando son más las ganas, aunque siempre eches de menos las charlas en familia y las risas entre copas con buenos y viejos amigos. Extrañarás el abrigo de los brazos de quien te ama y la sensación de estar de vuelta en tu propia cama.

No te puedo prometer que todo resulte como lo deseado, habrán días muy buenos y otros muy malos, a tu regreso sabrás quiénes siempre han estado y estarán y quiénes definitivamente nunca estuvieron. Te prometo que valdrá la pena cada miedo borrado, cada sonrisa y cada lágrima.

Pero lo importante siempre es volver, volver para contar aquellas historias que ahora causan risa y por esos abrazos de bienvenida a casa donde encontrarás un sabor distinto, pero será tu favorito.

instagram: mchanty.gc


Compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Publicado por

Shanti G.

Aún me rehúso a no aceptar y mucho menos entender este mundo tan extraño, tan extremo y tan complejo. De sentimientos tan efímeros e inciertos, impulsos desenfrenados, decisiones vulnerables e irrazonables y comportamientos tan disparatados.



Subir ↑
  • Síguenos en Facebook

  • Publicidad