La infidelidad es un tema tan antiguo como la humanidad propia, desde..." /> Durmiendo con el enemigo – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Vida

Publicado en octubre 11th, 2015 | by Liz Barojas

0

Durmiendo con el enemigo

Compartir...
Share on Facebook4.5kShare on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

La infidelidad es un tema tan antiguo como la humanidad propia, desde plebeyos hasta grandes monarcas de la historia fueron expertos en el tema de “poner los cuernos”. El adulterio no conoce edad, género, nivel socio-económico, ni religión, quien decide traicionar a su pareja no se detendrá ante nada, ni pensará en las consecuencias que traerá consigo. El engaño puede incurrir en una aventura de una noche o incluso en relaciones que duren años (es común saber de hombres que tienen dos familias), no importa la cantidad ni la duración, basta con saber que se cometió una falta: La traición.

Ésta última es como una bomba de tiempo, que tarde o temprano terminará por explotar, dejando a su paso un gran sufrimiento y dolor en la parte engañada, lo cual desembocará en una amarga separación. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las personas buscamos cualquier pretexto para justificar la traición de nuestro ser amado, culpando siempre al tercer implicado en cuestión, llegando a generar un odio irracional hacia esa persona, que quizá como nosotros, es una víctima más de los deseos carnales y egoístas de nuestra pareja.

tumblr_lxe15upXzf1qzleu4o1_500

Incluso, cometemos el error de creer en cada una de las evasivas del infiel, quien se muestra indispuesto a aceptar sus errores: “Fue un momento de debilidad”; “Fue sólo una vez”; “Tú y yo teníamos problemas”; “Fue tu culpa, no me pones atención como antes”. ¡POBRECILLO!, la agonía en su alma es tan fuerte que ha dejado de comer y dormir por ello, mientras tú responsabilizas erróneamente a la otra persona, que posiblemente le han mentido en la cara como a ti.

No justifico ser la amante, de hecho es un papel que ninguna mujer debería asumir. Ser el premio de consolación de un hombre no es algo que alguien merezca. Todas las mujeres deberíamos ser consideradas la única opción en la vida de un caballero, ser tratadas como si fuéramos un valioso tesoro, el cual fue difícil de hallar, que aquel que lo tenga, sea capaz de llenar sus días de dichas y amor. Pero, a veces ciertas circunstancias las encaminan hacia el triste y desolado país de los amores ilícitos.

Nunca falta el intrépido y muy ingenioso individuo que se valdrá de mil argumentos para endulzar su oído, convenciéndolas que están unidos a una horrible “arpía” que ha llenado su vida de momentos infelices, de igual manera existirán poderosísimos motivos por los cuales no pueden abandonar a su arpía, entre los más famosos, la original excusa de que permanecen con ella “por el bien de sus hijos”. ¡VAYA SACRIFICIO! Y ante esta melancólica historia, mujeres de todo el mundo, jóvenes y adultas, caen en los brazos de un mártir que asegura haber encontrado en ellas una primavera dentro de su fría y pesarosa vida.

tumblr_ku3zcdFLcV1qa2ztlo1_500

No las culpo, cuando se trata de amor, uno puede equivocarse y mucho, hasta el punto de volverte ciego y sordo ante todo lo que sucede a tu alrededor, no logramos ver los focos rojos que destellan frente a nuestras narices, justo como pasa con la parte engañada, el inmenso afecto hacia tu pareja no deja pensar con claridad; no te permite ver que fue él y nadie más, el culpable de toda la situación, fue él quien no pensó en ti mientras conquistaba a otra, fue él quien susurraba promesas vacías a otra, fue él quien decidió compartir su tiempo con otra a tus espaldas, fue él que sedujo a otra mientras tú lo esperabas en casa, fue él quien quizá engañó a otra, como lo hizo contigo.

¿Por qué simplemente no aceptar que el hombre que tenemos al lado no es más que un cobarde, incapaz de valorar a la dama que tiene a su lado? No, es más fácil señalar a la otra como la culpable, como la rompe hogares, como la roba novios, como la peor de las mujeres, repudiándola y nombrándola con los adjetivos más ofensivos, para finalmente perdonar al infiel y darle nuevamente nuestro corazón, con el riesgo de que lo rompa nuevamente en mil pedazos. Es nuestro problema, muchas veces no sabemos reconocer que dormimos con el enemigo.

tumblr_nt6r4qnHVu1s1x6ceo1_1280

No mujeres, los problemas de pareja son de dos y no de tres. Nuestro querido infiel fue el que cometió el error, él tuvo en sus manos la oportunidad de decir no y detener el amorío clandestino. Y tú, amante, no te juzgo, cualquiera pudiera caer en la tentación, pero antes de creer una historia absurda de matrimonio o noviazgo infeliz, piensa que cuando se ama de verdad, siempre se hallará una solución ante todos los obstáculos que se presenten, quien te ame será capaz de superarlos, no de evadirlos como tu hombre incomprendido lo hace.

Encontrar el valor para aceptar que el problema yace bajo nuestro techo y duerme a nuestro lado, no es nada fácil, pueden pasar años y varias decepciones para entenderlo, pero el día que logremos comprender que merecemos ser respetadas y valoradas, ese día, el enemigo dejará de serlo, para sólo convertirse en una parte de nuestro pasado, la cual dejará de dolernos con el tiempo…

Y quizá llegue alguien que sea lo suficientemente valiente para atesorar nuestro amor.

 


Compartir...
Share on Facebook4.5kShare on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Publicado por

Liz Barojas

Comunicóloga, romántica empedernida, amante de la moda y el café, fiestera de clóset.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑
  • Síguenos en Facebook

  • Publicidad