Siempre mis historias comienzan con un "tal vez" pero hoy empezarán..." /> El callejón de almas – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en diciembre 1st, 2016 | by Karlita

El callejón de almas

Siempre mis historias comienzan con un «tal vez» pero hoy empezarán con un «estoy segura» porque así es, estoy segurísima, tan segura que metería las manos al fuego y  caminaría sobre vidrios para asegurarlo, pero esas cosas no necesitan de pruebas.

¿Quién no recuerda aquella película donde podías encontrar a la mamá con las características que tú quisieras, y cambiarla por la que tenías?

Cuentas Netflix

Creo que yo fui a un callejón de esos que son mágicos, que sólo ciertas personas saben de él, que es un secreto a voces, pero lo encontré. Fui después de medianoche, caminé por calles oscuras esquivando luces de autos que repentinamente aparecían y tocaban el claxon, era algo así como la entrada a un mundo del que sólo algunos conocían el camino.

Empecé a seguir a los niños, porque ellos siempre tienen alerta otros sentidos que nosotros los adultos hemos perdido entre más pasa el tiempo, ellos siguen su corazón y esas cosas; así que los seguí y me encontré con un mercado que parecía bastante normal, pero para ellos no lo era. Iban solos pero no tenían miedo, se sentían felices de ayudar a las personas que estaban ahí, gritando » encuentra a tu alma gemela, el amor de tu vida, tu mejor amiga de toda la vida, o cualquier persona que te habían dicho que nunca encontrarías. «

¿En dónde estoy?, ¿estoy en el lugar correcto?, ¿qué se supone que vine a buscar? Todos los vendedores tenían una sonrisa muy amigable e inspiraban el contarles cómo es que te había soñado.

A pesar de que había vendedores muy guapos y sonrientes, una chica de repente tocó mi hombro y sentí lo cálido de su buena vibra en la palma de su mano, era muy hermosa, tenía una sonrisa de niña, sus ojos brillaban como el sol que sale después del invierno, en realidad y aunque no me lo crean, sus ojos deslumbraban el alma. Era como un ángel, siempre había querido encontrarme a uno pero no esperaba encontrármelo en un callejón que sólo aparece en ciertas fechas antes de día de Acción de Gracias, supongo que porque de eso se trata el día, de dar gracias por lo que tienes, aprender a ser agradecido de corazón por todo y pedir por aquellos que les hace falta algo.

Me llevó a donde ella estaba, debajo de una lona color azul rey estaba su mesita con un montonal de cartas llenas de peticiones que parecían absurdas. Tomé una carta y la abrí y mientras lo hacía ella dijo «no creo que te interese leer eso, no es lo que buscas, no esta ahí»

La miré a los ojos y le pregunté «¿tú sabes lo que busco?», ella respondió con una sonrisa de complicidad que yo no intenté comprender pero me inundó de incertidumbre «lo sé desde que naciste y hay alguien que anda buscando a alguien como tú». Eso me parecía más ridículo que todas esas cartas juntas, pero creía ciegamente en ella, no sé cómo ni por qué, sólo sentía dentro de mí algo que decía «este es el camino de la verdad, sígueme»

shutterstock_525757993

Después fuimos hasta el final de todos los puestos y la chica que nunca supe cómo se llamaba, abrazó a un chico y supuse que era su novio. «¿Quién es?» pensé, pero no lo dije, y como si ella hubiera leído mi mente contesto «es mi novio y sabe de alguien que te necesita y tú necesitas.»

Yo no entendía nada, nada era claro y todo poco real, pero creía en todo lo que había ahí, mi corazón me había llevado y los niños me habían guiado.

—Tu primera parada será en un famoso restaurante de hamburguesas que está a unas cuadras de aquí, a la derecha— levantó la mano señalando la dirección y mis pupilas se situaron hacia esa dirección, tratando de ubicar el camino. Temía perderme, soy la persona más desubicada de este mundo, de esas que si les preguntas «¿ya llegaste?», te contestarían «no lo sé, estoy a lado de un lindo perrito»

— ¿Y después de eso? ¿y si me pierdo?
— No te perderás, sigue tu intuición, eres muy buena para eso— sonrió como si me conociera de toda la vida, lo sentía, lo sabía, pero era difícil para mí tener una prueba fehaciente.

— Encontrarás a un chico que baila sobre las mesas y estará haciendo playback, porque es muy malo cantando— se rió un poco, creo que en verdad era malo, pero sería divertido. Opté por no preguntar más que abriera el hoyo negro de las dudas.

Ya me iba, pero tocó mi hombro otra vez y me dijo —espera, ten…— tomó mi mano y abrió un espacio en la palma para entregarme un faro pequeño de plata, cerró mi mano en un puño, se acercó a mi oído y me susurró:

—el faro representa lo que uno más desea
—esa frase es de una peli….
no me dejo terminar, y me interrumpió
—Ve, el tiempo corre…

Los dos se tomaron de las manos y se miraron como si yo fuera el conejillo de indias para su primer travesura, cuando volteé por segunda vez a mirarlos ya se habían esfumado del panorama.

Así fue como te conocí.

Cuentas Netflix


Publicado por



Subir ↑