Estaba lloviendo. No podré olvidar aquel día. Un frío que calaba ..." /> El Puente de Praga… Una historia que te encantará – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en mayo 25th, 2015 | by Edith Neri

3

El Puente de Praga… Una historia que te encantará

Estaba lloviendo. No podré olvidar aquel día. Un frío que calaba los huesos. Ese color grisáceo que toma el mundo y que irremediablemente lo asociamos con tristeza. Yo amo mi nostalgia y la soledad que ello implica, así que un día lluvioso es como una fiesta para mí. Encontrarte en aquel puente de Praga fue sencillo. Un hombre alto, delgado y de bellos ojos verdes. Caminabas rápido entre el vaivén del tumulto de gente que corría evitando una empapada evidente. Yo no corría, tenía el corazón hecho trizas por un amor verdugo. Tan triste que deseaba que esas gotas de lluvia fueran puñales que se clavasen profundo en la carne hasta provocar el desenlace final: La muerte.

Cuentas Netflix

«Dios no complace caprichos», eso me han dicho. Pero este Dios es certero, dispara directo a éste mi ego, y a éste mi corazón.

Nuestras miradas se cruzaron entre las gotas de lluvia y el humo de tu cigarrillo. Tu bella humanidad, debajo de aquella paraguas. Sólo las miradas se persiguieron hasta donde fue posible. Seguí mi camino con la cabeza baja. Pensando inconcientemente en ti, en tus ojos… en ti. Sentí que la la lluvia repentinamente cesó. Al voltear me di cuenta que eras tú, rescatándome de la lluvia fría. «Hola. Déjame compartir mi espacio seco contigo». Hablas mi idioma, lo cual es un plus en tu persona. «Vamos. Debemos calentarte que estás toda empapada»… No sé por qué te seguí. No sé por qué accedí.

Cuentas Netflix

Entramos al bar de un lúgubre hostal con apariencia antigua y casi fúnebre a orillas del centro de la ciudad. Con un inevitable halo de misterio y excentricidad que me hizo pensar en valorar más mis órganos y que sería bueno correr. Pero tu linda presencia me hizo decidir que podría perder un riñón. Siempre se podía negociar. Me ayudaste a quitarme el abrigo y me diste el tuyo. Me ayudaste a sentar en aquél banquillo y pediste un par de tazas de café americano. Te sentaste a mi lado y prendiste un cigarro. Me ofreciste uno el cual tomé titiritando del frío. Me acercaste el fuego para prenderlo.

Soy Alek – y me extendiste la mano.

Frida – contesté respondiendo a ese apretón de manos.

Fueron una y mil conversaciones al mismo tiempo. Tu historia, la mía. El clima, la huida de mi pasado que me llevó a Praga. El café, el cigarro y mi amor al arte. Tu trabajo, tus pinturas, tu amor a lo simple, Van Gogh y Monet. Mi mundo bizarro y mi psicosis. Tu soledad decisión propia. Mi soledad impuesta. Mi corazón roto… mí corazón roto.

Repentinamente entre una lágrima furtiva sentí tus labios fríos rozar los míos. Sentí tu mano varonil en mi cuello, tu lengua incitadora en mi boca, jugando, buscando avivar una llama. Tu saliva. No hice nada por retirarme, ese beso me llevo hasta el cielo o al infierno, según cual lugar sea el más placentero. En gustos y deleites, cada quien tiene sus preferencias. 

falsaria1373163447tumblr_lcbdpuknOp1qbvf0io1_400

 «Quédate esta noche conmigo«. No lo pediste dos veces. A la primera entiendo. Subimos a ese cuarto poco romántico, angosto y lleno de penumbras. Ideal para amar entre amores furtivos y escandalosos. Yo quería olvidarme de todo y tú en mi cuerpo fundirte. E hicimos el amor suave y violentamente, ardiente y desenfrenadamente, impúdicos y coléricos… ‘enamorados’… una y otra vez…

Me recosté en tu pecho y tu brazo fuerte me rodeaba. Me sentí segura a tu lado. No ha habido perfección en mi mundo como ese momento. Deseando nunca, llegara al fin. ¡Estábamos enamorados! De una pasajera ilusión. Soñando una vida que transcurriría en un pestañeo. No quería dormir, no podía dormir. No podía abandonar el momento y no pude mantener mis ojos abiertos. Por primera vez en mucho tiempo dormí. Por primera vez en muchos años estuve en paz y serena. Tranquila. Olvidando todo lo malo, y formateando memoria  …

Desperté del otro lado de la cama. Al voltear tú ya no estabas. Te llamé varias veces y no obtuve respuesta alguna. Me envolví en aquella sábana y camine hasta una mesa. Encontré una nota.

«Te encontraré en el mundo, es que eres mi destino. Nos une un lazo eterno, sellado en el puente de Praga, donde mi  yo, encontró su razón de ser… Alek«

Si preguntan, si lo he vuelto ver, la respuesta es no. Si lo olvidé, nunca. Que nunca más me dolió el pasado, eso es un hecho. Que estoy enamorada, eso lo aseguro. Esta vez ya no duele no verlo. Le pertenezco a pesar de los tiempos y distancias. Nunca nos podremos olvidar.

tumblr_lren1bm9ka1qb2o0qo1_500

Aún suelo visitar ese puente. He pasado horas esperando encontrarte. Igual que ese día lluvioso y gris, en que me diste amor y olvido. Busco encontrar al amor de mi vida, en aquel Puente de Praga.

Cuentas Netflix


Publicado por

Lic. En Ciencias de la Comunicación. Amante de la lectura, el cine y la música. Amante también de lo gótico, terror y suspenso. Enamorada del amor y la muerte. Mi pasión escribir. Mi cita favorita " ...Todo lo que he amado, lo he amado solo" (Fragmento del poema "Alone" de Edgar Allan Poe)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑