La fiesta terminaba y en mi salida hacia el jardín, mis botas se cub..." /> El viejo vago galáctico – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Sociedad

Publicado en julio 30th, 2015 | by Julian Romo

0

El viejo vago galáctico

La fiesta terminaba y en mi salida hacia el jardín, mis botas se cubrían de la flores recién cortadas, flores y tallos adornaban mis botas, mientras en el cielo la nube negra mensajera mandada por mi caminata en círculos con el cigarro en la boca se formaba, sostenido de mis manos un floreo lleno de rosas, extraviado de la mesa principal.

Cuentas Netflix

Me preparé para emprender el vuelo estirando mis alas, en una coincidencia de mundos extraños con sus contradicciones propias de mi realidad dimensionada pude observar la galaxia, el sol sale, la luna se mete, el sol nunca sale, la luna lo busca, las nubes cubren su ausencia.

Un viejo vago galáctico de trasnoche se limpia las manos en su camisa blanca, polvo de estrella y clavel rojo en la bolsa. El pantalón adornado con un paliacate negro manchado de enanas blancas y cráteres de cigarros apagados, los zapatos se le han llenado de lodo, no parece importarle mientras se retira cuidadosamente el saco raso de imperfecciones para colocarlo en los hombros de un cometa, el cometa se pierde, el viejo pide un deseo, se le cumple, sonríe y una fuerte tormenta se desata.

Tomamos como refugio la terraza, sólo somos el viejo y yo, los sin rumbo nos hacemos compañía. Las flores en mis botas empezaron a florecer, mientras ambos nos bebíamos el agua de rosas directo del florero y desojábamos las flores rojas en el paño negro del espacio.

Aa ebriedad tomó por sorpresa un millar de años luz, su cara no envejeció mucho, mi cuerpo en cambio maduro, los senos me crecieron y las caderas tomaron forma, respiraba cada vez más lento, el universo se recreaba en su mirada, y muchas milésimas después apareció un mundo en la mía, todo era caótico.

La lluvia terminaba, la luna aún no salía, el aire helado arrullaba las flores, segundos a años las vi marchitarse y renacer; mi desnudez se convirtió en algo más en la oscuridad, sumidos en un agujero negro, pasamos a ser polvo cósmico y así salimos a la nada flotando como partículas de polvo, en la luz de los reflectores que se apagaban junto con la música de aquella fiesta que llegaba a su fin completamente.

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑