Los días han pasado. El tiempo continúa su curso habitual en todos ..." /> Existen personas que no deberían amar… Capítulo Final – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en julio 8th, 2015 | by Wendy Rios

81

Existen personas que no deberían amar… Capítulo Final

Los días han pasado. El tiempo continúa su curso habitual en todos los sentidos. Ahora que lo tengo en claro, me doy cuenta de que anteriormente mi vida fue monocroma. ¿Fue lo que siempre quise? No. Ahora soy capaz de decidirlo.

Incluso puedo decir lo importante que es Lisandro para mí… Él tenía razón… Hermanos jamás seremos. Mejores amigos, puede que sea cierto. El ser egoísta nunca me dejó ver eso. Tal vez estemos separados por tal acontecimiento. Pero estoy seguro de que enterraremos este pasado con unas cuantas lágrimas para que lentamente se pierda.

La soledad sólo aumentara y probablemente te olvidaré… ¿Cuándo aprenderé a dejar de mentir? Por supuesto que no podré olvidarte. Me he aferrado a tus recuerdos. Lograste penetrar mi corazón. Conseguiste dejar una marca…

Sigo pensando en ti. Necesito verte. He descubierto lo que realmente siento. Esto no es sólo un juego. El corazón me duele. Pensé que podría ganar. Cuán equivocado estaba.

Creí que eras una bailarina y que esta pieza de baile podría dominarla.

Cuentas Netflix

Me he convertido en presa. Sin saber cuándo fue o cómo… Esto es una torcida realidad, y un quebrado corazón. Esta barrera por fin se ha destruido. Mi corazón late fuerte por ti.

Aunque sea muy falso si pudiese ver tu rostro, si tan sólo tocara tu mejilla o si tan sólo tu voz pudiese oír, quizás está angustia se iría.

Amar y ser amado nunca me había importado. Lo creí irreal… Puede que la sincronía no esté presente. Fui amado, pero nunca amé. Y ahora que por fin lo logré, no soy correspondido.

Una poción de amor, eso debía ser. No. Claro que no era eso, es imposible que exista.

Mi celular comenzó a vibrar. Cayó de la mesa en donde se encontraba. Al instante abrí mis ojos, sobresaltado un poco del sillón. Sin ánimos, me levanté. Mi postura parecía de un alcohólico, tambaleaba al caminar, mis piernas flojas y sin mucha movilidad, se doblaban a cada paso.

Cogí el móvil. Encendí la pantalla. Era un mensaje de Lisandro.

«Llegaras tarde. Perderás tu última oportunidad. No la arruines. ‘‘

¿Última oportunidad? No comprendía. Sin previo aviso, sonó el tono de llamada. Era Lisandro.

-Al habla Álvaro.- Contesté rápidamente.

-¿Te llegó mi mensaje?-

-Sí, sólo que no lo comprendo ¿A qué haces referencia con “última oportunidad”?- Pude oír un gesto de disgusto y sonido de reproche.

-¿No lo sabes?- Preguntó con tono burlón.- Sabía que no… Alva, Valeria se ira de la ciudad a vivir con una amiga a Madrid. Es tu última esperanza. Por desgracia todo se puso en reversa para ti. Es el momento de revelarle todo ¿no lo crees?- Fue directo y muy claro.

Sentí una descarga eléctrica recorrer mi cuerpo. Un pequeño rayo que revivió mis dormidos ojos. Mis piernas comenzaron a temblar. Mi corazón bombeó lejos de lo normal. Pareciera que quisiera salir por la boca.

-Es mentira- Fue lo único que pude decir con mis labios fríos y sin vida. Yo no quería creerlo, no quería oír sobre ti.

Se oía como de la otra línea, Lisandro suspiraba, decepcionado de mi reacción.

-Central 18, calle Perenil. Hora de salida. 5:30 pm-

Colgó al decir la última frase.

Sentí cómo el soporte de mi cuerpo se quebraba. Me tumbé sobre el sofá, dejando libre el agarre de mi celular.

Miré a un vacío. Quería asimilar cada una de sus palabras. Volteé unos instantes al reloj de pared.

5:03 pm. Mis ojos quedaron fijos, viendo como la manecilla de los segundos daba su trayecto. Me levanté, ahora con nauseas, sentí por una instante, mi cuerpo a punto de caer. ¿Esto es lo que llaman depresión?

Y ocasionado por quien, por ti, tú. Una persona que en mi vida jamás debió perforar mis emociones.

El doctor Blake tenía razón en algo. El maldito corazón sólo es un órgano que bombea sangre.

Sería fácil dejar pasar tu ida, olvidarte como una fotografía en un álbum. Sera mejor para los dos. Pensé. Sin embargo, ¡No sé por qué demonios estoy corriendo rumbo al aeropuerto!…

El viento en mi cara lastima, pero también se lleva mis frías lágrimas. Tu rostro sólo tu rostro predomina en mi rumbo. Quiero verte, quiero tocarte. Yo… Yo no puedo vivir sin ti… Te amo… Es tan deplorable que hasta ahora tenga el valor de gritarlo.

El temor de ser olvidado o ignorado fue desechado. Todas estas emociones reservadas son liberadas. Estoy perdiendo el control de mis acciones… Pero ya no me importan…

…¿Q-Qué es esto? ¿Por qué mi vista es borrosa? ¿Eso que escucho es una ambulancia? Me cuesta respirar. Mi cuerpo se siente liviano. Esas dos pequeñas están llorando, su rostro es pálido. Un señor parece preocupado…

-Súbanlo con cuidado- Da la orden una persona con el logo del hospital Unlione. ¿Qué ha ocurrido?

-¡Mierda!- ….D-Duele. Una de esas personas me ha subido a una camilla un poco brusco. Demonios duele mucho…- Ten más cuidado imbécil, este hombre está rozando la muerte-

Maldición… ¿Qué estaba diciendo? ¿Rozar la muerte? Mis ojos se vuelven pesados. Dormiré con esa ruidosa alarma de la espaciosa ambulancia… Aunque sea forzadamente, pues mis parpados parece que no aguantaran tal pesadez….

Con el olor a medicina, desperté ahora en una camilla blanca. Conectado a 4 cables. Dos en las fosas nasales. Uno en mi antebrazo derecho y los últimos en mi pecho. El marcador de pasos se oye estable…

Ahora lo recuerdo. Salí corriendo y vi una intermitente luz. El sonido de un freno desesperado. El gritar de dos pequeñas. El contacto de mi cuerpo con un metal frio y pesado fue lo único que pude percibir.

-Joven Álvaro, siga la luz-

-Doctor no parece responder-

-Busca en su expediente y llama a algún pariente o conocido-

-Enseguida-

Los sonidos se vuelven más leves. A penas escucho esas voces.

Cuentas Netflix

-Tranquilo joven Álvaro, ha sido un golpe de suerte no pensamos que se pudiera salvar- Dijo el Doctor Blake sonriendo – Es impresionante que haya aguantado la noche-

Lo he arruinado, he perdido mi oportunidad. Seguramente tú seguirás en ese avión rumbo a Madrid.

No puedo dejar de sonreír por mi idiotez. Lágrimas se combinan con esta sonrisa de dolor.

Hay personas que no deberían poder amar… y creo que soy una de ellas. Soy inmaduro, idiota. Todo un crío cuando pensaba que tú lo eras.

¿Qué más da ahora? Si decido rendirme… ¿A quién le importa?…

Si hubiese podido decirte adiós antes… De esta manera. Incluso podría haber fingido no darme cuenta del dolor que siento y las mentiras de esta espina incrustada, se irían.

Las lágrimas que cayeron de tu mejilla oprimieron mi pecho.

Aunque me odies… porque está bien incluso si me odias. Esconderé este pequeño deseo, este sueño y estos sentimientos en mi corazón. Aun cuando quiero decírtelos cada vez más.

Seguramente… Encontraras la felicidad… Lo que tú posees, es lo que yo perdí. Desapareciendo en una profunda depresión agitándose hacia mi interior.

Fui tan feliz en ese momento… y también tan estúpido por no darme cuenta. Aunque lo deseé, no volverá…

Resuena un eco suavemente en mi pecho. Si te pudiese observar de nuevo ¿me sentiría mejor?

Si tan sólo pudiera detenerse el tiempo…No, eso no se puede. Lo que prometiste ese día, fue no cumplir con mi castigo.

-Pueden pasar, el paciente está estable-

-Álvaro…- Corrió Emilie hasta mi camilla seguida de Isabel. Me odio… hice llorar de nuevo a las personas que amo.

-Oh, dios mío Alva- Exclamó Isa.

-Álvaro idiota…- Entró Lisandro y junto a Emilie se inclinó a mi camilla. -¿Por qué siempre haces este tipo de cosas?- Reprimía sus lágrimas.

A penas duras sonreí… Estaba feliz que estuvieran aquí… pero, volví a hacerlo. Volví a preocuparlos. Lo siento. Lo siento Emilie… Lo siento Isabel… Lo siento, hermano…

-Idiota…- Lisandro sostuvo mi mano. Agradecía tenerlos conmigo, pero… no los merecía. No merecía a ninguno de ellos.

-Señor Riveil, necesitamos que firme algunos papeles-

-¿Eh?… Por supuesto-

-Espera Lisandro, yo los firmare, tú quédate con Alva- Lo detuvo Isa y salió junto con la enfermera.

-Estará bien Emilie- Intentó consolarla Lisandro. -¿No es verdad, Alva?- Me sonrió de manera tranquilizadora. Por algo él era el hermano mayor ¿no es así?…

Lo miré triste y sonreí.

-Disculpen…- Escuché esa tierna voz, mi corazón se aceleró… No lo podía creer… Eres tú. Valeria… -¡Álvaro! ¡¿Qué te ocurrió!?- Intentaste correr, pero Lisandro te detuvo.

-Valeria tranquila, te dejaremos a solas con él. Tienen mucho de qué hablar… así que cálmate.- Emilie y Lisandro salieron sin antes regalarme una sonrisa.

-Oh…Álvaro…- Corriste con lágrimas en los ojos. Me abrazaste tratando de no hacerme daño.

-Por favor…no te alejes- Mis palabras se esfumaban como un susurro.

Tu cuerpo temblaba. Tus lágrimas resbalaban sobre mi pecho.

-Lo siento… – Intenté decir

-Álvaro… ¿Por qué tú…? ¿Por qué me haces esto?- Dijiste entre quebrada.

-Soy un idiota Valeria, siempre lo he sido…-

Miré hacia la ventana… Las hojas secas caían traviesamente. Volteaste tu mirar hacia el mismo lugar.

Con una sonrisa dijiste. –Es hermoso ¿verdad?-

Sin saber que el final se acercaba. No dije nada

-¿Por qué volviste?- Pregunté triste

-No podía irme… Quería engañar mi alma y decirte que no te necesitaba… Pero, es mentira, te amo… Y nunca cambiaran estos sentimientos por más que quiera desecharlos. Por más que me hayas dicho lo que realmente sentías todo este tiempo, aún lo conservaré. – Volviste a sollozar.

-Eres una idiota…Una idiota que se enamoró de otro idiota. Siempre quise que me odiaras. No soportaba ver la misma sonrisa de mi madre en tu rostro. No quería amar… no podía, no debía… Jugué con tus sentimientos porque quería aprender de ellos. Quería que mi mente entendiera que el amor es sumamente cruel… ¿Por qué lloras? – Tomé tu rostro frágilmente. Que cálido se sentía. –No dejes que nadie más las vea… Confieso que incluso ahora, deseo que me odies. De lo contrario sufrirás. “Te amo” siempre fue una palabra vacía para mí. Pero, si la volviese a escuchar de tus labios, que feliz sería. Lo siento… Soy un egoísta. – Limpié tus lágrimas.- Jamás olvidaré esos momentos felices que pasé contigo. Quiero que seas feliz y encuentres a alguien que nunca deje que estés triste.-

-Álvaro…yo…

-Sonríe… Sonríe a todo el mundo. No llores más… Prométeme que serás feliz.- Besé su frente con mis pocas fuerzas. –Siempre juntos ¿verdad? – Intenté sonreír con unas cuantas lágrimas en mi mejilla. Discúlpame por haber dicho esas palabras cuando en el fondo no pensaba cumplirlas. Sabía que era mentira pero… -Te amo-

– Álvaro… ¿Álvaro?… ¡Álvaro!… ¡Doctor!-

-¡Enfermera, deprisa traiga el desfibrilador! ¡Lo estamos perdiendo!… Joven Álvaro vuelva… ¡Enfermera deprisa! Lo siento señorita… necesita hacerse un lado y salir-

Aquel día fluían en mi interior una canción nostálgica y los recuerdos, de ti y de mí riendo juntos… Me pregunté si algún día sería capaz de dejarlos en el pasado. Culpé a otros de mis debilidades. Desesperado buscaba una solución. Buscaba sin darme cuenta un refugio para no ser herido.

-Listos para la primera descarga… ¡AHORA!-

Deseaba poder detener el tiempo. Porque estaba tan asustado de convertirme en adulto, de crecer… De madurar…

Te pido que me abraces. Dibujaré el futuro que soñaste para nosotros con estos sentimientos que por ti se desbordan para que nunca se desvanezcan.

-Segunda descarga… ¡YA!-

El momento de nuestra despedida se acerca. ¿Por qué no puedes quedarte por siempre aquí? El destino tiñe nuestros corazones con su crueldad…

Las palabras que resuenan en el cielo azul, las diré infinidad de veces para ti…y tristemente florecerán para llegar a tu corazón…

¡No por favor, no quiero irme! ¡Suéltenme! ¡Álvaro!

-Tercera descarga…-

-Doctor… creo que…

-¡Tercera descarga dije!

No olvides nunca que… Te he amado…

-Cuarta descarga… ¡YA!

Suavemente tu voz va desapareciendo y el cielo cae en pedazos ante mis ojos…

-Quinta descarga… ¡YA!…

-¡Lo perdemos!-

-Sexta descarga… ¡Ahora!-

Las palabras se esfuman… Los recuerdos desaparecen… Todo se vuelve negro… Adiós Valeria…


-Érase una vez, un niño que tenía que crecer. Viendo cómo era el mundo que le rodeaba, pronto comprendió que su corazón de niño representaba muchas de las cosas que le hacían débil y que le impedirían convertirse en adulto. Así pues, el niño decidió deshacerse de su corazón y guardarlo en una caja. Durante años fingió que no lo necesitaba. Pero a menudo, desde el interior de la cajita sonaban los latidos, tan altos y vibrantes que parecían sonar como notas musicales en su oído. Recordándole, a aquel quien fuera un niño en algún tiempo, que ese corazón seguía allí, dormido y olvidado, pero vivo. Y hoy estamos con este niño… Álvaro Crowley a más de un año de su partida. Una persona que pensó que el amor nunca le llegaría. Demasiado tarde estamos reunidos para demostrarle lo equivocado que estaba. Siempre te llevaremos en el pensamiento Álvaro… Mi querido hermano. – Terminó Lisandro dirigiéndose a la lápida y al ataúd que yacía en el fondo de la tierra. Un lugar frío.

-Amén- Exclamaron los presentes haciendo plegarias. Pero, de todo ellos, la persona que más rezó fue una joven… una tierna joven que amo al borde de perderlo todo. Valeria Hoffman sostenía a una pequeña niña en brazos. La pequeña de los grandes ojos castaños claros, igual a los ojos de aquel quien fue su padre, no comprendía por qué su madre lloraba. Tenía tan sólo un año y cuatro meses desde que llegó al mundo.

-Te querremos por siempre Álvaro- Valeria depositó una rosa en el enorme montículo de tierra. Su largo cabello castaño limpió unas cuantas lágrimas de su rostro.

-Papi…- Balbuceó la pequeña. Valeria sonrió y continuó su camino hacia su hogar.

-Fernanda… ¿Cómo está mi sobrina consentida? -Lisandro tomó en brazos a la menor sonriendo y miró preocupado a Valeria. -¿Todo bien?-

-Sí- Ella limpió sus lágrimas y sonrió. Fingiendo. Porque en el fondo sabía que se estaba muriendo.

-Ya veo… Me sorprende que nunca le dijeras que esperabas a esta hermosura.- Besó tiernamente a Fernanda. A lo cual la menor sólo sonrió.

-Quise hacerlo… Pero no era el momento. Nunca lo fue…- Su voz cada vez se hacía más tenue. –Por cierto… ¿Qué tal te van las cosas con Emilie?-

-Mejor… Sus padres aún no me aceptan, pero al fin de cuentas mi prometida es Emilie, no ellos.-

Valeria rió ante su comentario.

-Cuídale…- Dijo melancólicamente. –Es hora de irnos Fernanda- La pequeña volvió a brazos de su madre. Valeria se alejó desapareciendo en aquel taxi.

Lisandro se quedó un rato más mirando la tumba de su hermano.

Un hombre que había estado presente en el aniversario de velación, había interrumpido la soledad de Lisandro.

-Ha pasado tiempo, ¿verdad? – Le dijo el individuo despreocupadamente.

– Bastante…- Devolvió el saludo- No quiero ser descortés, pero ¿qué haces aquí?- Preguntó Lisandro sin dejar de ver la tumba de Álvaro

-Vine a ver a este joven, pobre, murió tan deprisa-

-En efecto… Aunque lo odiabas ¿no?-

-Sí… Lo odiaba bastante, estoy muy feliz que por fin se haya marchado.-

-Ya veo…- Lisandro sonrió por un breve momento. –Valeria lo sigue amando. Su hija es tan encantadora. –

-Sí… La niña es un ángel casi caído. Parece muy feliz a su lado. Es una pena que Álvaro no pueda regresar de ahí- Dijo el hombre señalando la tumba. Sonrió, parecía feliz de poder hacerlo, pero por un lado, parecía triste. Lisandro le miró y calmadamente respondió.

-Tienes razón…

El hombre retiró sus gafas que por el momento le cubrían sus parpados. Lo tenía en claro. Álvaro no podía regresar con la persona que tanto amó. Era mejor de esa manera. No lastimaría a nadie al mantenerse alejado… Al menos así pensaba.

Tomó aquella rosa e inhaló su aroma. Lisandro le sonrió.

“Existen personas que no deberían amar… Personas a las que nunca les llega el amor…”

Leyó el epitafio.

-No, sólo son personas que no permiten la entrada.- Pensó.

Miró su tumba y triste le dijo adiós a su otro yo. Aquella persona que murió… Aquella sin amor…

-Vamos Lisandro- Dijo caminando derecho y apretando la rosa con su mano izquierda, haciendo que las espinas se le incrustaran en su piel de manera que lentamente sangrara.

-Por supuesto… Álvaro…-

«…Aunque su lienzo ha sido pintado de inmensos colores… El marco se ha perdido, dejando que el artista siga su boceto…»

¿…FIN…?

 

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑