-Es tu renacer Álvaro…- Fueron las palabras que trató de disfraza..." /> Existen personas que no deberían amar ll. Capítulo 4 – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en julio 29th, 2015 | by Wendy Rios

3

Existen personas que no deberían amar ll. Capítulo 4

-Es tu renacer Álvaro…- Fueron las palabras que trató de disfrazar como elocuencia.

-… Pensé que eras escritor, no comediante. Para de decir tonterías Lisandro, son de mal gusto para mí.-

-Puede que tu amor creció igual que el florecer de una flor… Pero por lo que parece se marchito tan rápido. Dime ¿Es posible recuperarse de esa angustia?-

-Todo lo que sé, es que mi vida se ha marchado y no pretendo conseguir otra.-

Cuentas Netflix

-Álvaro… Lo peor que has hecho no es renunciar al amor, si no haberte perdido en el camino. Te ayudare a encontrarte, no importa cómo, yo lo haré. Aún hay una oportunidad de que seas feliz.-

-Perdóname Lisandro, pero yo no fui creado para dar felicidad. Es verdad que me di cuenta de que el amor existe en todas las dimensiones, pero no estará presente para mí… Yo tengo miedo de hacerle daño, y realmente no sabía qué debía hacer en ese momento, si irme de su lado o quedarme. Luego pensé en todo lo que me dio, yo no podía devolverle la tercera parte de eso. ¿Ahora pretendes que lo olvide y empiece de nuevo? No me hagas reír. Sólo mírame, estoy bien de esta manera.- Traté de sonreír.

No existe un lugar al que puedo regresar. Era consiente de ese hecho desde un principio… Pero tampoco podía buscar un refugio…

-Mentiroso, puedo ver cuánto te duele… Álvaro, tus mentiras son tristes… – Me impacté por aquella frase. “Tus mentiras son tristes…” La misma que Emilie dijo años atrás.

“-Tus mentiras son tristes… ¿Por qué me mientes?- Dijo con una mirada triste en sus ojos. Parecía a punto de llorar.

-¿Eh? Yo no he mentido. No he dicho ni una mentira Emilie. ¡Mira!- Traté de sonreír. –Oye… No pongas esa cara triste. Estaré bien siempre que sonrías.-

-¿Por qué no eres honesto? Si de verdad te está doliendo.-

-Tranquila, no me duele nada…-

No debía hacerla llorar… Yo tenía que hacerla feliz… Debía hacer que sonriera. Debía cuidarla sin que sintiera pena por mi dolor. No debo apagar su sonrisa hermosa. Ella no debe ensuciar su hermoso rostro con lágrimas sólo por mí…”

-¿Qué hay de malo en mentir?… No pasa nada… Lo aguantaré.-

-Eres un testarudo… No quería llegar a esto, pero… Yo no le mentiré más a Emilie.-

-¿Eh? ¿De qué hablas?-

-Ya me cansé de ocultarle esto. Ella está sufriendo por el obstinado de su primo que pretende engañarla. Podría incluso decirle la verdad a Valeria, después de todo, quiero comprobar si tus palabras son ciertas.-

-No lo harías… ¿Intentas chantajearme con algo tan sucio?-

-Llámalo como quieras. Si tengo que rebajarme a esto para que accedas no me importa.- ¿Qué era lo que realmente buscaba de mí? ¿Él de verdad quiere ayudarme o sólo busca condenarme?

-Sabía que eras cruel, pero no pensé que a tales extremos.-

-Tómalo de esta manera. Es la herencia para mí de nuestro padre.- Sonrió burlonamente.

-Te odio… ¿Cómo era que se llama tu “amigo”?- Maldita la hora en la que terminé aceptando tal irracionalidad de su parte.

-Marlon Crosman.-

-¿Cuál es la historia?- ¿Qué demonios estaba pensando al hacerlo? Era un grave error.

-No es mucho. Simplemente dirás que eres un amigo de la infancia y por cuestiones laborales te has mudado. No creo que alguien quiera indagar más en tu pasado. Y si lo hacen tendrás que inventarte una historia, Marlon.-

-Algún día te mataré. No me importa cómo, pero lo haré.-

Cuentas Netflix

-Sí, sí, ya tendrás oportunidad de hacerlo. Toma.- Me entregó una caja con unas lentillas de contacto.

-¿Para qué es esto?-

– Sera nuestra forma de confundir. Son pupilas color Avellana. Si alguien llega por segundos a reconocerte, esto lo evitara-

-¿De verdad crees que nadie me reconocerá con esto? Idiota… ¿No quieres que mejor me haga una cirugía plástica?-

-¿Por qué no? Es una buena idea.- Maldita sea odio su manera tan elocuente de esquivar mi sarcasmo.

-Que gracioso eres… Estaba siendo irónico- Me estaba irritando todo el asunto.

-Oye, sólo quiero tu bienestar. Álvaro, date una oportunidad de volver a vivir. Sé que no hay nadie que pueda ensañarte cómo hacerlo. Por eso, inténtalo. Ya no hay vuelta atrás. Es demasiado tarde para intentar volver, así que no te queda más que avanzar… Abandonaste una gran felicidad. Se te escapó de las manos. Emilie… Valeria… Fernanda… Las dejaste ir. Escucha, ya no las decepciones más. Soy tu amigo, tu hermano y te apoyaré siempre. Pero eso no significa que acepte verte triste…-

¿Cómo puedes avanzar si llevas cadenas atadas? Yo no quiero avanzar… Yo quería quedarme con mi pasado…

-Lisandro… ¿Cómo está Fernanda?-

-Es muy linda, tierna, adorable y gentil. Heredó la belleza de su madre, pero tiene los ojos del odioso de su padre. Siempre voy por ella al colegio. Valeria no puede debido a su trabajo. Fernanda se la pasa preguntando por ti… Eres su mayor admiración Álvaro. Eres su héroe…-

-…Para ya… Eso duele…-

-¿Quieres saber de Valeria?… Ella es todo lo contrario. La joven que yo conocí, alegre y tierna se esfumó. Su mirada siempre es nostálgica y pretender ser fuerte. Es igual que tú. Intentado vivir. Ella aún te ama y no veo posibilidad de cambiar esos sentimientos. A pesar de que su amigo nunca la abandonó, ella no se puedo enamorar de él…-

-¿De quién hablas?-

-De Samuel… De verdad la ama mucho, pero su amor no será correspondido, y aunque Valeria llegara a enamorarse, también debe ganarse a tu hija. Ella lo odia debido a que su madre le contó tu relación con él. Fernanda quiere imitarte en todo. Desprecia lo mismo que tú.-

-Ya veo…- Sonreí a penas duras.

Aquellas palabras hicieron que brotara en mí un sentimiento que lentamente me atrapaba hasta asfixiarme. Él tenía razón. Yo abandoné todo…

-Álvaro, lo lograras…- Suspiré resignado. ¿Qué más me quedaba?

-Y bien… ¿Cómo es la persona con la que pretendes que viva?- Me levanté de la cama y caminé con la caja en las manos rumbo al espejo.

-Es una chica joven, rubia de ojos verde, un poco alta, figura esbelta…

-No es lo que quise decir, la apariencia no me importa Lisandro… ¡Auch! Joder, estúpida lentilla.-

-Ten cuidado, podrías lastimarte.-

-Gracias por el dato.- Agregué sarcásticamente. – Hablaba de cómo es de carácter. Por lo menos dame esa información.- Comencé a acomodar mejor los lentes de contacto. Maldita sea, este era el color de los ojos de mi padre. Jodido Lisandro…

-Oh, desconozco su carácter. Sólo sé que vive sola desde que se mudó a la ciudad. Es empleada desde hace dos meses. Se podría decir que sigue a prueba. Margarita me ha dicho que es un poco descuidada y torpe, pero que tiene un gran potencial y entusiasmo.-

-Es energética y extrovertida ¿no es así?-

-Puedes catalogarla de esa manera si quieres.-

-¿Quién demonios manda a su hermanito a vivir con una completa desconocida?- Me burlé de él.

-No veo el problema, si mi hermanito acepta.-

-Cállate… He sido sobornado. No sé por qué demonios sigo hablando contigo. Muy bien, por fin terminé.-

-Aunque no lo creas, te ves un poco diferente.-

-Mejor guarda silencio. Ahora si no te importa, ¿me podrías decir cuál es el objetivo de irme a vivir con ella?- Pregunté un poco molesto.

-Es sencillo. Pretendo que trabajes en la empresa. Ella puede ser un buen elemento para instruirte. Y también es una excelente oportunidad de socializar con alguien más. Sé que adoras mi compañía pero ya van 4 años en los que sólo interactúas con una persona. Eso no es bueno para tu mente.-

-Tanto tiempo que hui del señor Brais con sus insistencias, para que llegues tú y me obligues a trabajar en el lugar que más desprecio.-

-Confió en ti.- Sonrió despreocupadamente. Aún tenía duda con respecto a su “ayuda” De nuevo me sentía inseguro y aterrado. –Oh, casi lo olvido… Toma.- Sacó de su chaqueta una pequeña hoja de papel doblada.

-¿Qué es esto?-

-Deja de hacer tantas preguntas. Sólo ábrela.-

Comencé a desdoblar la pequeña carta y lentamente vi el contenido que llevaba… Aquellas letras, disparejas, un poco difícil de entender debido a que estaban casi amontonadas, rompieron mi corazón fácilmente.

…Dónde quiera que estés papi, espero que seas feliz…”

-Fernanda la hizo por tu cumpleaños… Me pidió que la llevara a donde estás “descansando” dijo que quizás las aves la llevarían hasta su padre. No soy un pájaro, pero por lo menos llegó a ti-

-¿Por qué me haces esto?…- Apreté fuertemente mi puño.

-Ella me pidió este favor… ¿Crees que realmente iría a dejarla al cementerio cuando sé que ahí no está su padre? Fernanda tiene fe de que llegara a ti. Perdona si soy cruel. Pero no pretendo romper la esperanza de una niña.-

-Si… Tienes razón. ¡Maldita sea!… El doctor Blake debió haberme dejado en coma…-Golpeé la pared con la mano.

-Álvaro no sabes lo que estás diciendo. No es el momento de arrepentirse. Sé que no sabías de la existencia de tu hija. Pero aun así, no se te puede justificar tal decisión. Si Valeria te hubiese dicho de su embarazo… ¿Qué hubieses escogido? Aun me lo sigo preguntando-

-Yo la orillé a que nunca lo hiciera. En mi vida siempre cometo errores. Si tan sólo hubiese escuchado lo que tenía que decirme… Quizás si sólo yo…-

-Tranquilo…- Me abrazó sutilmente. –Todo irá mejor Álvaro… Te prometo enmendar tus heridas. No pienso dejarte solo. Sé que para ti las palabras son algo vacías… Pero, sólo confía en mí…-

No creeré en cualquier persona… Ese pensamiento se perdió hace tiempo… Yo creía en él… En sus palabras.

-Gracias…- La calidez que me brindaba. No podía compararla.

La fragilidad de una promesa, era sumamente delgada. Eso ya lo sabía. Pero, si por sólo un momento llegas a creerla, pude fortalecerse y ser completamente sólida… Hay tantos factores que pueden romperla. Sin embargo, confiaré…

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑