Prometo que hice mi mejor esfuerzo por no caer en tu juego, pero me p..." /> Fuiste mi mal necesario – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en mayo 16th, 2015 | by Shanti G.

0

Fuiste mi mal necesario

Prometo que hice mi mejor esfuerzo por no caer en tu juego, pero me perdí… Me hundí en el intento. Me resistía a ese cielo que encontraba en tu infierno, ignoraba consciente y «determinantemente» esos encantos tuyos tan peculiares, me negaba a creer tus palabras y rechazaba crédulamente tus intenciones, pero muy tarde me di cuenta que tus besos, todos aquellos pequeños grandes detalles y miradas, ya habían logrado un efecto fatal en mí. ¡Qué cobardía despertar el amor e ilusión en alguien sin intención de amarle! Esperaba tanto de ti, que me olvidé de mí… Grave error.

Cuentas Netflix

Tu presencia, tus caricias, tu voz… Todo tu ser ha sido la peor de mis adicciones; pues increíblemente, aún sigues siendo mi persona favorita, a quien quisiera correr a contarle mis más tristes y alegres noticias.
Odio pasar por esas calles, visitar esos lugares, toparme con esas personas, escuchar ciertas expresiones y que inevitablemente me ahoguen en un mar de recuerdos, y es que a tu lado cualquier plan era genial, cualquier charla era ideal, y todo espacio lo hacías especial.

Fuiste mi mal necesario, detesto que tu recuerdo se aferre a mi ser, tus besos y caricias a mi piel y tu regreso a un «tal vez»… Alejarme de ti fue un tremendo acto de valentía, después de todo siempre fuiste una pequeña adicción de mi días; resistirme a no llamarte, no buscarte, no verte tomó toda las fuerzas que hay dentro de mí, y me rehusaba a aceptar que nuestro amor terminaba ya.

Seré precisa y concisa, no te he olvidado, (ni espero hacerlo) pero ya no te necesito a mi lado. Es verdad, le diste un giro a mis inseguridades y «mis secretos» dejaron de ser inconfesables; robabas mi soledad a cambio de tu inigualable compañía, por eso tanto temía el verme sin ti en la vida. Tú no fuiste el culpable, tampoco lo fui yo, quizá no era nuestro momento, cuestiones del tiempo y falta del deseo y esfuerzo por tenernos en este destino tan incierto.

la-chica-del-bus

Te agradezco porque aprendí a amar conscientemente, a basarme en las acciones, y usar la razón antes que el corazón. Porque aunque de palabras hermosas tú me llenabas y con tus encantos me atrapabas, mientras que de mi amor te jactabas; tus acciones y decisiones siempre me enredaban. Detestaba esa maldita habilidad que tenías de acelerar mi corazón y alterar mis emociones sin si quiera tocarme…

Pero hay algo que he de decirte siempre, ser yo misma estando contigo fue de los mejores privilegios, libertades y placeres, por eso decidí complicarme dulce y amargamente la vida contigo…

Fuiste mi mal necesario; ya no te necesito, ni eres indispensable para vivir, pero sí eres inolvidable en mi existir.

Cuentas Netflix


Publicado por

Aún me rehúso a no aceptar y mucho menos entender este mundo tan extraño, tan extremo y tan complejo. De sentimientos tan efímeros e inciertos, impulsos desenfrenados, decisiones vulnerables e irrazonables y comportamientos tan disparatados.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑