Qué triste que después de todo lo que pasamos y lo que sentimos, ah..." /> Hay tanto por vivir… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en octubre 16th, 2015 | by Débora Carrasco

0

Hay tanto por vivir…

Qué triste que después de todo lo que pasamos y lo que sentimos, ahora seamos dos desconocidos… Y no lo digo porque me duela, sin embargo, es triste saber que personas que en su momento fueron importantes, hoy ya no sean nada.

Cuentas Netflix

Confieso que en su momento fuiste de las cosas que me han dolido más y creí que la que más dolorosa, hasta que perdí a mi mejor amigo, ese dolor jamás se comparará y no habrá alguien que me pueda romper el alma más que él; pero, hay una gran diferencia, su partida no la decidió él, la decidió Dios y la tuya fue porque quisiste.

Alexandra-Nichita-sunset-3

Sin embargo, de todo esto, surge algo bueno. No te agradezco el haberte ido, o el haberme dejado ir, más bien te pregunto: ¿por qué no te fuiste antes? Definitivamente tu partida era eso que le faltaba a mi vida, para darme cuenta de todo lo que tengo en ella, de todo lo maravilloso que me estaba perdiendo, de todo lo que aún me faltaba y me falta vivir.

Experiencia, le dicen y aunque esos momentos a tu lado me hicieron feliz, no los deseo de vuelta, se quedan como recuerdos y tampoco diré que amargos, porque no soy de las que van quejándose de lo mal que las trataron sus ex-novios, porque no es verdad, jamás me trataste mal y te agradezco; me diste momentos muy buenos, pero uno sólo pudo acabar con todo. Mentiría al decir que no hay culpables, porque la mayor culpa la llevas tú, por no saber valorarme, por no saber entender todo lo que hice, dije y dejé por ti.

YiQ7-Jhwl3k

No es reproche, no me arrepiento, fuiste de las mejores decisiones de mi vida, ya que a partir de esa decisión vinieron otras mejores. Después de ti mi vida fue mejor, después de tu partida, lo fue aun más. Han llegado oportunidades, viajes y personas inolvidables, he conocido y aprendido tanto, me caí y creí que después de tu partida sería difícil volver al ruedo, pero me bastaron dos segundos para entender lo mucho que valía, que valgo y lo mucho que merezco en mi vida.

Me bastó tu partida para comprender que no debía llorarte, más bien agradecerte, gracias a ti soy una mejor persona, pero no te adjudiques el esfuerzo, sólo te doy las gracias por los pequeños cambios que hiciste buenos en mi persona…

Porque de todo lo demás, yo soy la principal autora.

 

Cuentas Netflix

 

Cuentas Netflix


Publicado por

Tengo tres terapias para cuando algo va mal: Ejercicio, música y escribir.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑