Ella.

Siempre fue y siempre será..." /> La mejor abuela fue la mía – El Perla Negra


Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en mayo 16th, 2015 | by Débora Carrasco

6

La mejor abuela fue la mía

Ella.

Siempre fue y siempre será ella.

En mi corazón siempre permanecerá, siempre estará.

No recuerdo el primer día que la vi, pero ella si recordaría el primer día que me vio. Ella recordaría el más mínimo detalle si se lo hubiese preguntado, pero no lo hice.

Cuentas Netflix

Pasé los mejores años de mi vida a su lado… Y no fueron suficientes. Nunca creí que la perdería, bueno, nadie piensa en eso, nadie se atreve, todos siempre preferimos callar sobre la muerte.

Dolió, duele y seguirá doliendo, cada vez menos, pero tu ausencia siempre se notará. Recuerdo ese día, y creo que en mi mente siempre va a estar presente e intentaré no verlo como un día feo, triste o malo, al contrario, fue el día en que te devolvieron tus alas, porque se te había olvidado que eras un ángel.

Eras feliz. Lo era también yo contigo. Amaba tu sonrisa. Qué bonita ha de haber sido tu vida, que bueno que te hicimos feliz. Tuviste tu tiempo y aunque hubiésemos querido que tuvieras más, se que hiciste lo suficiente y lo que tenías que hacer, tu misión aquí estaba cumplida y Dios te mando llamar.

Qué contenta has de haber estado ese día en que los viste, no puedo imaginar tu cara después de tantos años de su ausencia, que bonito ha de ser reencontrarse con quien hace mucho tiempo que se fue, y sé que así como tu sentiste al verlos, yo sentiré lo mismo cuando te vuelva a ver a ti. No sé si será pronto, pero el día que suceda se que estaré muy feliz; y estoy segura que me recibirás con los brazos abiertos, supongo que tal vez nos dirás que porqué tardamos tanto; no fue nuestra culpa, créeme.

Al principio no entendemos porqué Dios se lleva a las buenas personas, pero ahora lo sé. Tu recuerdo jamás se irá. Veo tus fotos y no puedo evitar sonreír, tienes esa vibra que contagia.

abuela

¿Qué se siente no sentir nada de dolor?

Aquel día te liberaron. ¿Sabes algo? Rogaba a Dios porque no te llevara de mi lado, y llegué a pensar que Él no había escuchado mis oraciones, pero lo hizo, porque también le pedí que si tu sufrimiento te impedía ser feliz, que te llevara con Él; yo sabría entender, lo que no hubiera sabido entender sería tú aquí con tanto dolor y ese dolor se fue.

Te quiero. A veces siento que aún te huelo.

Aún estás aquí, en cada paso, en cada esquina, en cada rincón. Eres, fuiste y serás. Jamás dejaras de ser algo en mi vida. Pasarán los años y cada persona que me conozca tendrá que saber de ti.

Gracias por haberme cuidado, por haberme amado, por haber sido la mejor del mundo, por haberme brindado de tu tiempo y por siempre, siempre estar dispuesta a ayudar, a compartir, a amar, a servir.

Dios no se equivocó contigo, se llevó a una de las mejores personas que pudieron haber existido, claro, quisiera volver a tenerte aquí, pero tu misión ya se cumplió, ahora me toca a mi cumplir con la mía.

Te amo.

Cuentas Netflix


Publicado por

Tengo tres terapias para cuando algo va mal: Ejercicio, música y escribir.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑