Hace ya casi cuatro años que dimos inicio a esa extraña convivenci..." /> Lo peor del amor cuando termina… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Amor

Publicado en mayo 16th, 2015 | by Jorge Rodríguez

0

Lo peor del amor cuando termina…

Hace ya casi cuatro años que dimos inicio a esa extraña convivencia, a la que decidimos denominar de manera formal “noviazgo”, cumpliendo con los protocolos sociales salimos durante algunos meses para tratarnos y conocernos un poco, con el pasar de las semanas el momento se veía cada vez más próximo; así fue, después de una extraña sesión de besos preguntaste: -¿Ya somos?- Admito que me espantaste, sólo te contesté que sí.

Cuentas Netflix

Hoy se cumple un año y tres meses desde que decidiste ponerle fin a esa extraña forma de convivir, sin embargo ahora ya no pretendo ni quiero ver atrás, desconozco si me desconoces, supongo que desconoces si te desconozco, actuamos cobardes, indiferentes, bastante irracionales. La situación termina por acomplejarse cada día, por tornarse incómoda, repetitiva y bastante desesperante.

Debo reconocer que las primeras semanas fueron terriblemente dolorosas, día y noche te pensaba, buscaba soluciones en mi mente, para que al final, rondando las cuatro o cinco de la mañana me quedase dormido por tan sólo un par de horas, las cuales eran insuficientes al despertar, y con la salida del sol indicaban el inicio de otro tormentoso y solitario día.

Esa mañana de Agosto algo cambió en mi vida, como en todo reconocimiento de un nuevo lugar las implicaciones fueron llamativas a mi persona, mi nuevo entorno me presentó nuevas formas de pensar, sentir y actuar; con el pasar de las semanas, las nuevas personas que había comenzado a frecuentar, se empezaron a convertir en testigos del final de esta enmarañada cronología.

shutterstock_367765973

Tras tu negativa a reunirnos, entendí que el momento no era propicio, después de muchos cuestionamientos, ignoro si aún hay sentimiento correspondiente a ti en mí, ignoro si hay en mi persona gusto en ser condescendiente contigo, sospecho que sí, sospecho que aún existen cosas de ti en mi ser, y que es mayor el temor que tengo a perder las pocas que conservo, que las ganas de recuperar el resto.

Últimamente he escuchado tanto a Sabina, que cada vez me parece sumamente atroz la forma en que nos frecuentábamos, le he puesto tanta atención al buen Joaquín, que me he rendido informe de mi brutal cobardía, han sido sus letras una de las constantes influencias del despertar de mi conciencia, ante la forma tan inoperante de vincularnos; ha sido su recurso lingüístico mi ejemplo para confesar que te quise, que te quiero y que te querré.

Es entonces menester decir que debo expresarte mi afecto, proponerte reanudar de manera prudente la frecuencia de nuestras citas, manifestarte mi aprecio como nunca lo hice y como sólo yo sé. Dejar de lado y de una vez por todas, aquellos miedos que me impiden quitarle, como dice Joaquín: al punto final de los finales dos puntos suspensivos. Llamando a esta evocación de ti, igual que al poema de Sabina: “Lo peor del amor cuando termina…”

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑