Colgamos el teléfono y seguía absorto... Nuevamente me estabas dic..." /> Marzo me dejó dos heridas – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en abril 30th, 2015 | by Neto Hawk

2

Marzo me dejó dos heridas

Colgamos el teléfono y seguía absorto… Nuevamente me estabas diciendo que esto no daba más. Mi mente viajaba a cinco meses antes, cuando con las mismas palabras que en este momento escuchaba del otro lado del auricular, me decías Enrique estoy desanimada, creo que lo hemos dado todo, como pareja no damos más.

Debía haberlo sabido, no se puede detener a quien no se quiere quedar. Cumplimos tres años, de los mejores de mi vida, diez días antes y me decías: «¡¡¡Gracias por estar en mi vida, gracias por tu insistencia, me haces feliz!!! «

Y hoy, sin darme la cara, ocupando un teléfono celular para terminar, estabas poniéndole el último clavo a este ataúd. Todos me dicen, no te ama…¿Recién operado y no vino a verte? Enrique nosotros vimos como hiciste todo lo necesario para que ella estuviera contigo… Nada de eso me consuela.

Unos le llaman dependencia, otros apego, otros necedad. Yo, yo le llamo pasión, le llamé mi otra mitad, mi hilo rojo. Muchos me incitan a que el tiempo cura todo, ¿pero cómo? ¡El tiempo no es un doctor! El tiempo sólo mata y destruye, genera olvido, genera vacío.

sad

Nos enseña la sociedad que los hombres somos los fuertes, los del sentimiento duro, los de las decisiones sin razón, los del no eres tú, soy yo. ¿Y qué pasa cuando la película cambió el guión? Hoy a un mes de tu partida he decidido no sólo darle vuelta a la página, no sólo cerrar el libro, sino también cambiar el lugar donde me sentaba a leer, no sin antes decirte que sí, aún espero el milagro, de milagros ha estado hecha mi vida, como el milagro de haberte tenido entre mis brazos y poderte besar.  El milagro de poder a tu lado despertar y el milagro que decidimos no  llegará a consumarse.

Hoy si me preguntas tengo que decir que el mes de marzo me dejó dos heridas, una física, la otra en el alma y es correcto, las dos han empezado a sanar.


Publicado por

Algún día estuve, fui arrancado y lanzado... ahora solo navego.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑