Costumbre.

Me acostumbré a tu ..." /> Me acostumbré a tu poco amor – El Perla Negra


Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en octubre 16th, 2015 | by Luupz

0

Me acostumbré a tu poco amor

Costumbre.

Me acostumbré a tu ausencia, a tu falta de interés o de iniciativa por querer estar a mi lado y me cansé. Me cansé de siempre hacer todo yo, de intentar por todos los medios estar a tu lado e intentar convencerte de estar en el mío. Hoy puedo decir que intenté todo lo que estaba a mi alcance y que no me arrepiento de nada, ni siquiera de aguantar ahí a tu lado mientras me destruía poco a poco.

Cuentas Netflix

Me acostumbré a tus excusas y a no esperar nada de ti, ni siquiera una sorpresa; y tengo que admitir que comencé a estar ahí por costumbre, siempre pensando que vendría algo mejor, que era sólo una etapa, pero era un ciclo de nunca acabar. Idealicé toda una vida juntos, cada detalle y pensé que todo cambiaría, pero crudamente me di cuenta que no iba a ser así, que tú no cambiarías y lo más importante: Que no querrías hacerlo.

tumblr_lx8cj9Lduq1qct02n

También te acostumbraste a mí, a tener a tu porrista personal, a tu paño de lágrimas. Te acostumbraste a las caricias cuando las quisieras y a mis palabras amorosas cada mañana; es curioso que nunca te percataste del momento en que me cansé. Lo más triste de las separaciones (o como quieras llamarles), es esta complicidad cuando intercambiamos miradas, nos hacemos estúpidos e intentamos ignorarlo, pero la realidad es que, ahí, dentro de tus ojos veo reflejados todos mis secretos, desviamos la mirada y hacemos como si no nos conociéramos. Nos comportamos como unos extraños.

Sé que intentas disimularlo, aún puedo ver el dolor en tu mirada y tengo que aceptar que me destroza, pero por única vez en años, tengo que dejar de creer que harás algo por mí.  En esta historia pinto para ser la mala pero la verdad, corazón, es que alejarme de ti es lo mejor que he hecho por mí. Hubiera seguido ahí a tu lado si me hubieras mostrado al menos las ganas de arreglar las cosas, pero como es tu costumbre, decidiste quedarte callado, esperar a que todo se arreglara por arte de magia; pero temo decirte que la magia no existe.

Y al final del asunto, me cansé de destruirme por ti.

 

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑