Como es costumbre me suele pasar que cuando te busco, aun sabiendo qu..." /> Papá: Aún te extraño mucho – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en mayo 11th, 2015 | by Faby Roque

0

Papá: Aún te extraño mucho

Como es costumbre me suele pasar que cuando te busco, aun sabiendo que ya no te voy a encontrar, de alguna forma te haces presente; tu música, tu risa o algún aroma que era tuyo, a veces creo que es sólo coincidencia, pero me gusta más creer que desde donde estás me mandas un pequeño mensaje de que estas ahí y no estoy sola.

Han pasado ya algunos años desde que te ausentaste y aún después de esos años en los que creo debería ya estar más que acostumbrada a la ausencia o soledad, aún me quedan esos momentos en que te busco por algún lugar o todavía marco a casa de mamá, esperando seas quien levante la bocina con su voz gruñona como si te hubiera interrumpido de algo muy importante.

La última vez que te vi  fue aquel diciembre en el hospital, no dejabas de cantar esa canción la que un mes después encontré, me tarareabas siempre la misma parte: “Cuando se apartan dos corazones, cuando se dice adiós para olvidar, dice la ausencia te llevo conmigo, para que olvides, para que no sufras más” (Rafael Hernández Marín. Compositor). Justo el día que la encontré, entendí que te estabas despidiendo, no sé si fue suerte o simple casualidad, pero cuando la escuché completa me di cuenta de ello, esa misma madrugada te fuiste. Aún recuerdo que estaba medio dormida y a lo lejos te escuché decir mi nombre, en ese instante abrí mis ojos y de repente sin más sonó el celular, al otro lado de la línea estaba mi tía, diciéndome ya se fue nuestro papi se fue, lo único que alcance a decir fue sólo: ya sé, llego más tarde.

0

Escogiste retirarte de esta estación un día 25 de Enero, lo recuerdo muy bien, ese día por la mañana se despertó tu bisnieto y con sólo mirarme dijo: mi abuelito ya se fue… Para él fue el primer duelo en su vida que tuvo que vivir, en cambio yo ya lo había vivido antes, no sabía cómo explicar que ya no estarías más aquí, aunque cabe sorprender que él lo asimiló antes que yo.

Tu funeral fue sencillo, triste, no quisiste misas ni nada de ese estilo, tú querías algo sencillo, así fue algo sencillo y sólo familiar.

Hoy ya han pasado varios años papa, y quiero que sepas que aun dueles, sigo diciendo que la gente no supera las perdidas, se acostumbra y continua, pero no superas una ausencia, no tienes forma de llenarlo y sigues extrañando a la persona, quizá no tanto como antes pero aún se extraña.

Después de estos años quiero agradecerte, los días de niña sentada en el coche comiendo nieve, acompañándote al mercado, a tu trabajo, las salidas al parque con mis primos, las veces que me ayudaste con la tarea, tus caminatas a visitarme a mí y tus nietos, los juegos de básquet (aún me sorprende que a tu edad siguieras así de activo), los regaños, aunque he de reconocer que no eras de regañar, más bien eras más de platicar, extraño tus platicas de todas tus aventuras del joven que no conocí, porque a mí me toco conocer al abuelo, que siempre cumplió con la labor de abuelo y padre las veces que fue necesario.

Papi hoy después de dos años de ausencia, déjame te digo que me has engañado, porque te he llorado y aún no te puedo olvidar.

Gracias por ser mi padre y mi abuelo y por dejarme esos recuerdos tan bellos para contarles hoy a tus nietos.

P.D. No dejes de hacer sonar esas canciones, porque cuando más te extraño, es cuando sin querer en algún lugar suenan y me llegan tus recuerdos aún cantando.

Aún seguimos en la espera del nieto más guapo para que lleve tu nombre “Lamberto”



Publicado por

Faby Roque

porque todo pasa por algo y a veces es bueno escribirlo para dejar ir aquello que duele.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑
  • Síguenos en Facebook

  • Publicidad