Yo te veo y te veo bien, Pero sólo eso: “bien”. Te escucho habla..." /> Para ti mi amigo, que te cuesta tanto ser feliz – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en junio 25th, 2015 | by Itzel Dueñas

0

Para ti mi amigo, que te cuesta tanto ser feliz

Yo te veo y te veo bien, Pero sólo eso: “bien”. Te escucho hablar sobre ti en las tardes deliciosas de café e interminables charlas sobre la vida y sus maravillosas sorpresas. Escucho cómo te expresas de ti mismo y no me gusta. Siempre una nostalgia en el timbre de tu voz, siempre una pizca de miedo en tus palabras, un ligero aroma a dolor… En tu desesperada e intensa lucha diaria por estar “bien”, por seguir con el protocolo de tu día, de tu vida.

Ver tristemente cómo miras tu existencia como una rutina. Y me dueles. Me duele ver cómo no eres feliz, cómo gastas tanto de ti diariamente por alcanzarlo. Yo entiendo que el pasado hizo marcas en tu alma; hubo personas que sin conocerse a sí mismas, era imposible que pudieran conocerte bien, que si no se amaban, no podían amarte tampoco ¿Pero culparte por eso? ¿Por qué? Es lo que no entiendo. No entiendo cómo tú no puedes ver lo que yo veo en ti, lo que los demás vemos en ti.

Cuentas Netflix

Te conozco desde hace tanto tiempo, tiempo que me ha permitido ver tu corazón, tu alma y tu esencia al descubierto, así, con marcas, cicatrices, heridas aún abiertas y así, amigo, te encuentro una maravilla ¡Eres una maravilla! La forma en la que piensas y te expresas cuando nos apasionamos hablando sobre cualquier tema, en la que te preocupas por los demás, en la que luchas día a día por no dejar salir tus demonios y eso, te lo digo, es de admirarse… Pero de vez en cuando, debes dejarlos salir porque tenlo por seguro, que terminarán devorándote por dentro, como hoy están terminando con esa felicidad que sólo puedes encontrarla en tu interior.

No temas a mostrarlos, no tengas miedo de no ser amado por ellos. Son parte de ti y tus defectos, son los que te hacen humano, de carne y hueso, son las huellas de las batallas que has ganado. Sé que tienes miedo, de volver a dar y recibir nada a cambio, pero también sé, que eres más grande que ese miedo y sé que tus ganas de amar también lo son. Así que no temas, no desistas, no niegues a las personas de ver la grandiosa excepción que eres; que eres amor, que eres lucha, que eres pasado, que eres vida, que eres todo. Y aún así, no entiendo porqué te cuesta tanto, amigo mío, ser feliz.

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑