Cerrando los ojos, me dispongo a soñar contigo, cediendo de ..." /> Por ser lo que no somos… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en noviembre 21st, 2015 | by José Córdova

0

Por ser lo que no somos…

Compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Cerrando los ojos, me dispongo a soñar contigo, cediendo de manera imprudente a que mi cerebro me lleve a lo prohibido, a que mi corazón vuelva a latir con esa fuerza. Sentirme enamorado con cada hermoso recuerdo.

Quisiera que mis ojos vieran un nuevo amanecer a tu lado, que el sol rozara nuestros rostros, que la luz de la blanca luna ilumine nuestro camino en días de oscuridad. Un limpio y suave viento acaricie nuestra piel, provocándonos sensaciones en nuestro profundo ser.

Y aunque voltee en cualquier dirección, veo con atención a toda la gente que pasa frente a mí mirando siempre hacia adelante, sin embargo ninguna de ellas voltea hacia atrás a menos que sean mencionados.

Andando en el camino, tratando de hacer de nuestra vida una dulce melodía; en horas inmensas de recuerdos malgasto mi tiempo, no tiene caso querer regresar al pasado, el pasado duele y tú aún sigues doliéndome, creí que ya no me dolías pero pensé mal.

Nos odio por ser como somos, por ser lo que no somos. Nos odio por mi culpa, nos odio porque sé que muy en el fondo estamos arrepentidos de lo que nos hicimos. Quizá no fui el hombre de tus sueños, ni tu príncipe azul, tal vez no esperabas que así fuera nuestra historia.

tumblr_m9t089IJaW1qat2bwo1_500_large

En realidad no te has ido y creo que puedes sentirlo; eres un pasado presente, fuiste mi plan a futuro, eras mi vida planeada y ahora sólo somos nada, sólo somos dos seres existentes en un mismo mundo, coincidiendo en la vida, sólo viéndonos pasar.

Una de las mejores sensaciones que pude experimentar estando a tu lado era el verte sonreír, cuando la causa de esa risa era yo con mis tontas bromas o con mi torpeza. Mientras que ahora sólo me la paso tratando de borrar esos recuerdos, para dejar pasar desapercibido el fantasma de aquel amor tan grande que tú y yo nos teníamos.

Tal vez no tenga todo lo que deseas, pero sí lo que necesitas, si necesitas un abrigo te obsequio mis brazos, en ellos tal vez encuentres paz y tranquilidad por un rato, si ocupas un camino no te desesperes yo lo construiré, lo adornaré tanto como a ti te guste.

De repente siento que estoy aferrado al gran pasado, pero solamente observo cómo se aleja cada día un poco más. Un sueño que nunca merecí, tal vez eso es lo que fuiste, eres y seguirás siendo hasta el día que Dios me llame.

Todos necesitamos una segunda oportunidad para poder encontrar un nuevo día, mejorar nuestra calidad de vida. Te odio, pero no te odio; te necesito, pero no debo necesitarte más.

De ahora en adelante te convertirás en una promesa que tengo que olvidar, dejando recuerdos muertos en mi corazón.



Compartir...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Publicado por

José Córdova



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑
  • Síguenos en Facebook

  • Publicidad