Sabes... Fue complicado el hablar contigo, creo que ni eso puedo hace..." /> Querida amiga: Gracias por tu traición – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en junio 16th, 2015 | by Hade Swan

0

Querida amiga: Gracias por tu traición

Sabes… Fue complicado el hablar contigo, creo que ni eso puedo hacer, no puedo juzgar el porqué lo hiciste; tú sabes y eres la única que lo puede entender, lo que me demostraste con esto fueron tantas cosas. El hecho de darme cuenta que tanto te importaba o valorabas nuestra amistad, yo te quería como a una hermana, esa que tenía que cuidar y proteger porque sabía que lo necesitaba, mas nunca intenté ser tu terapeuta, porque una terapeuta jamás se hubiera involucrado tanto como yo lo hice contigo, pero a pesar de todo no me arrepiento, porque lo hice con la mejor de las intenciones.

Cuentas Netflix

Aunque todo el tiempo pensaste que no tenía sentimientos, que era como si yo fuera de piedra, pues adivina que… Sí, sí los tengo, porque si no lo tuviera, no me hubiese dolido tanto tu traición, la falta de lealtad que tuviste; yo jamás te puse a elegir entre él y yo, sólo necesitaba respeto y privacidad. Si tú tuviste que elegir, me alegro que no fuera por mí, porque así como dices que te mentí y creo que yo no lo hacía; disculpa pero yo no soy perfecta, creo que también soy un ser humano como tú y cometo errores como todos, y el que te hayas excusado diciendo que tú sí lo haces no tiene sentido, porque ¿cómo pudiste molestarte? por algo que tú misma hacías, ¿cómo enojarse por recibir lo que estabas dando?

Me costó trabajo entender en qué momento pasó todo y porque lo hiciste, pero no encontré respuesta, al final de todo, llegué a la conclusión, que eso ya no dependía de mí, sino de ti; y cierto, se repite el término: no sé quién eres, no te conozco, al menos de mi parte ya no lo hago. Porque si te hubiera conocido, tal vez pude haber prevenido lo que hiciste, pero confiaba tanto en ti que no me di cuenta de quien eras en realidad y de hecho, no te creía capaz de hacer lo que hiciste, así como tú tampoco tienes la noción de lo que soy yo.

Jamás viste que si tenía sentimientos, que sí me importaban las personas, que a veces tenía que cambiar por algunas, que yo también estaba rota en pedazos, que tenía que caminar y andar a pesar de ello, que sí cometo errores, así como todo mundo y que voy por la vida con un pasado que en ocasiones aún duele; me equivoco porque es normal, pero tú sólo veías lo que querías ver; en ocasiones te parecía sangrona y egoísta, unas otras un tanto egocéntrica.

Pero aunque no lo creas, pienso que siempre estuve contigo en tus peores y mejores momentos, que estaba pendiente de ti y del cómo te encontrabas, siempre te buscaba, dejaba a las demás personas por ti y ¿tú qué hacías? sólo estabas de mal humor, no te sentías bien, no tenías tiempo, pero yo ilusa siempre pensando “de acuerdo no hay problema debe haber tenido un mal día”.

Sí, sí me preocupaba por ti, aunque creo que eso ya no importa, la verdad entendí que no sabes el verdadero valor de la lealtad y en este tiempo que ha pasado, me ha servido para analizar todo, preguntándome miles de cosas, pensando en que fallé; pero al final de todo insisto, no fallé en nada, eso ya no dependía de mí. Los valores que tú implementabas eran a tu conciencia no a la mía, porque a diferencia de ti yo sí sé quién soy y no voy por la vida complaciendo a todos antes que a mí, tengo muy claro que a nadie le tengo que dar gusto, el que hayas sido cómplice de él, es lo que menos me importa, el simple hecho de hablarle de mis sentimientos a otra persona y tener que mencionar lo confundida que me encontraba, eso, eso amiga ya me correspondía decirlo a mí.

De verdad que era algo que no te incumbía, no sé si me equivoqué, sabes… Eso fue lo que más me lastimó, pero ya no importa, espero y te vaya bien. Sólo recuerda que así como me traicionaste a mí, te pueden engañar a ti de la misma forma, que espero que no suceda, porque no sabes lo terrible que es.

Por ultimo permíteme darte un consejo: sé  honesta contigo y si de verdad tienes amigos, los valores, los cuides y jamás los traiciones, enséñate a separar las relaciones sin que tengas que elegir a alguien, piensa bien lo que quieres y las personas con las que estás.

Concluyo diciendo que todo lo que te pase, malo o bueno de aquí en adelante, puedas disfrutarlo porque yo jamás volveré a estar para ti, definitivamente ya desapareciste de mi vida, perdonarte no lo creo, porque no tengo nada que perdonarte, yo fui la que no medí el nivel de confianza y el hablarte no sería honesto por parte mía, ya que jamás podría volver a confiar en ti como lo llegué a hacer.

Existen ciertas disculpas, pero hay cosas que no se olvidan, solo sé que se pueden dejar en el pasado y eso eres tú ahora un pasado al que jamás pretendo volver, sólo recuerda… LEALTAD.

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑