Siempre me dijiste que lo hacías por mi bien, que terminábamos porq..." /> Tenías mucha razón… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en junio 3rd, 2015 | by Ivette Varela

4

Tenías mucha razón…

Compartir...
Share on Facebook17.9kShare on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Siempre me dijiste que lo hacías por mi bien, que terminábamos porque era lo mejor para mí, al principio yo no lo veía así, no entendía como tanto daño y dolor podrían ser por mi bien. Nunca te creí, de hecho sigo sin creerte, sé que sólo fue una excusa que utilizaste para lastimarme menos, aunque no funciono sé que esa fue tu intención.

Pero que ironía, con el paso del tiempo la mentira se volvió realidad, ahora puedo ver que aunque esta no haya sido tu intención, estoy mejor que nunca. Así que para tu sorpresa y para la mía y a pesar de que ni tú lo supieras; sí, tenías razón.

Fuiste un mal necesario, al principio fue hermoso, pero a pesar del sufrimiento el final fue lo mejor. Me enseñaste muchas cosas. Me enseñaste a creer, a confiar, a reír, a amar, a hacer cosas nuevas, a soñar y me enseñaste lo hermoso que es vivir en un mundo de fantasía, donde no se necesita nada más. Me enseñaste cosas tan buenas, cosas que son necesarias para vivir bien, para vivir feliz.

Y hubo otras cosas que no me enseñaste tú precisamente pero, que gracias a ti, aprendí por mi cuenta.

Pues tú me dejaste caer de lo más alto, sin cuenta regresiva previa y sin paracaídas, no me lo esperaba y no sabía cómo caer, el golpe fue horrible y las heridas parecían fatales. Tristemente no aprendí a caer, creo que la gente jamás lo hace. Pero si aprendí a levantarme, aprendí a curar mis propias heridas, aprendí que no estoy sola, gracias a ti pude ver con que personitas cuento realmente, aprendí a valorarlos.

tumblr_m67yz9MyCX1r3a3e6o1_500

Aprendí que aunque no lo parezca el tiempo lo cura todo, aprendí a buscar nuevos pasatiempos (pasatiempos que no te incluyeran, pues anteriormente mi tipo libre era tuyo), aprendí a retomar mis sueños y a luchar por ellos, aprendí a sacarte de mi vida, a no necesitarte, a no soñarte, a no pensarte, a no odiarte pero tampoco amarte, aprendí a verte como lo que eres; alguien con quien compartí una etapa de mi vida, alguien que quedo en el pasado. Aprendí a que no todos merecen mi confianza, aprendí que no todas las personas valen la pena, que no todos los que dicen quererte lo hacen. Aprendí que a veces es necesario perderlo todo, para valorar las cosas, las personas, lo mementos, los detalles, para que cualquier logro se convierta en un triunfo. Aprendí a conocerme, a valorarme, a amarme.

Aprendí que todo fue por mí bien, ya que, después de ti me hice más fuerte, pues toda experiencia por más mala que sea es un aprendizaje y gracias a ti pude ver que es posible transformar el peor momento en algo bueno.

Aprendí que a veces en necesario sufrir, para poder valorar los momentos de felicidad, para no dar nada por sentado y luchar por lo que realmente vale la pena, aunque paresa que ya lo tenemos asegurado.


Compartir...
Share on Facebook17.9kShare on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Email this to someone

Publicado por

Ivette Varela



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑
  • Síguenos en Facebook

  • Publicidad