En este momento en el que la noche te acaricia y el silencio comienza..." /> Un último llanto… – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en julio 31st, 2015 | by ARTEMIO SHAKES FAJARDO

0

Un último llanto…

En este momento en el que la noche te acaricia y el silencio comienza a susurrante al oído cosas maravillosas, hermosas promesas de un glorioso amanecer, de un despertar sublime que empezará con un nuevo día; es justo en ese momento cuando el corazón recuerda el llanto que una vez atormentó tu alma.
No es el llanto del miedo o la soledad, es el llanto de una dolorosa angustia, un llanto imposible de olvidar, un llanto que cambió tu vida para siempre.

Cuentas Netflix

Tratas de olvidar, tratas de enfrentarlo, tratas de escapar, convencerte de que ahora tu presente es mejor y asegurarte que tu futuro será maravilloso, pero no puedes, no se olvida, no deja de doler.
Sólo quieres estar tranquilo, ser capaz de cerrar los ojos y que no te castiguen los demonios de tu pasado, que no te abracen las sombras de tu ayer pero nada parece funcionar; el tormento sólo empeora.

No lo entiendes, no lo aceptas, tu orgullo te lleva a rebelarte, la tontedad de tu mente hace que te aferres a una efímera esperanza de que realmente puedes soportarlo, no quieres doblegarte, rendirte no es una opción para ti.

Recuerdos, imágenes fugaces del pasado; pensamientos antiguos guardados en un relicario sagrado que se esconde en lo más profundo de tu alma, donde sólo existen secretos tan valiosos e íntimos a los que ni tú mismo tienes libre acceso. Cada latido, cada suspiro, cada poro de tu piel abriéndose y dando lugar a frías gotas de sudor que se siente como un poderoso veneno quemando tu cuerpo, todo parece conspirar contra ti, todo parece tu más cruel y fiero enemigo.

Recorres la cama envuelto en una ansiedad maníaca, tu respiración evoca el sonido de las almas que desde el abismo sufren temibles tormentos.

tumblr_ltzrwgxBVv1qlck1ko1_500

Entonces te rindes, dejas de luchar, tu espíritu se somete cobardemente a la pena, aceptas cual fue tu triste destino y liberas los intensos y sanguinarios sentimientos que en ese momento desbordan tu alma.
Lágrimas con sabor a muerte recorren tus mejillas como indomables corceles descendiendo de un llano para morir en tus labios, y el llanto, ese llanto tan temido, ese llanto inmisericorde se hace presente una vez más, dominando por completo tu ser.
Una última y solitaria lágrima escapa por tus ojos, muere de soledad en el camino; la calma regresa, la libertad se muestra de nuevo, el dolor se fue, la vida regresó y la muerte parece haberse compadecido de ti una vez más.

No pasó nada, tal parece que todo fue sólo una pesadilla; pero tú sabes que fue real y que pasará de nuevo, cuando menos lo esperes.
Pero ahora eso no importa, sólo importa la sensación de libertad y la paz que en ese momento embargan tu alma y duermes, duermes tan apaciblemente y con tanta tranquilidad que desconoces tu vida.

Y lo entiendes, fueron las lágrimas las que purificaron tu alma, las que liberaron tu corazón de las pesadas cargas que llevabas, las que concedieron paz a tus sueños.

Aprendes la lección, no es malo desahogarse, no es malo llorar, no es malo sentir dolor, porque eso es parte de la vida y mientras vivamos llevaremos con nosotros esos tormentos que la vida nos ha dado.
Lo malo es ir más allá de nuestros límites, ir en contra de nuestro corazón y tratar de guardar sentimientos negativos que nuestra mente y corazón necesitan desechar.

No importa cuánto tiempo ha pasado, no importa cuán feliz seas ahora, no importa cuáles sean tus sueños e ilusiones, nunca es malo ceder a un último llanto.

 

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑