Quiero ser sincera conmigo misma, pero seamos francos, no podemos ser..." /> Volví a sonreír amor – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Historias

Publicado en junio 10th, 2015 | by Magdis

0

Volví a sonreír amor

Quiero ser sincera conmigo misma, pero seamos francos, no podemos serlo abiertamente. No sé por qué razón nos cuesta mucho expresar nuestros miedos, ilusiones, alegrías, tristezas; y lo que es aún peor no lo decimos y no gritamos el amor que tenemos hacia nuestros seres queridos. A esa persona especial que nos roba suspiros.

Cuentas Netflix

En cambio, me atrevo afirmar que hay cosas mucho peores que expresamos a grito abierto, críticas, insultos, difamaciones, mentiras, etc… Como si eso realmente nos hiciera mejores personas, cuando sólo dejamos ver de que estamos hechos y llenos.

¿Por qué no atreverse a ignorar los errores, los malos entendidos, sanar y olvidar esas heridas que nos llevamos con el paso del tiempo? Es mas fácil cargar todo el dolor que nos tocó afrontar en la vida que tatuar en la piel con tinta bien negra y a colores  los momentos más bellos.

Todo nos lo da la vida, no me refiero a que nos cae del cielo todo lo que deseamos,como algunas personas creen o les conviene creer. Más bien que nuestras acciones son el camino que ponemos enfrente de nuestros pasos y que la mayoría de las cosas que nos han lastimado han sido a cuenta propia y algunas (diría la mínima parte) son ajenas a nosotros.

Tal vez con estas palabras creas que mi vida es ordenada, feliz, exitosa o todas esas cosas bellas que nos suelen vender en los libros de superación. Lo cierto es que he llorado hasta quedar dormida de cansancio. También he odiado y sentido todas las cosas aberrantes que no me atrevo a mencionar y no por pena, no veo necesario llenarlos de cosas que ya conocemos.

En estos días fui un desastre (y tal vez nunca dejé de serlo) no lograba concretar una idea, poner una pequeña piedra con la cual iniciar mi vida. Y es que  desperté y mire con detenimiento mi alrededor, cosas me gustaron y la mayoría no. Mi balanza estaba inclinada a eso que me robaba mi energía y alegría. Decidía ver todo lo que estaba perdiendo y no lo que podía conseguir. Conocer personas nuevas, crear, creer, ver, escuchar, vivir, ¡realmente volver a vivir! Sentir esa energía que nos impulsa sin temor arriesgarnos.

tumblr_lkjgdiKvtW1qffjtbo1_500_large[1]

Pero… (Siempre lo hay o lo creamos) en su lugar me convertí en mi peor juez y verdugo. Y es que mi juez no me permitía los errores y mi verdugo me castigaba mucho peor. Me mire bien al espejo y converse profundamente y seriamente con esa chica en el reflejo. ¿Por qué nos lastimábamos así? ¿Con qué derecho me señalaba como la peor persona del mundo? ¿Por qué me criticaba cada detalle de mi físico, como si estuviese obligada a ser perfecta?

Me cansé de mí misma, de todas esas ideas retorcidas que cree en contra mía. Entonces me dirijo a ese lugar a donde suelo escapar cuando me rebasan mis propios pensamientos, donde necesitan ser liberados con el soplar del viento, entre ese camino de arboles hermosamente pintados entre distintos y hermosos tonos verdes. Donde puedo correr y salvarme de esos monstruos que alimento en mi interior.

Me senté ahí sola, admirando el cielo. Pensando que no deja de ser hermoso por lo nublado y obscuro que se torna tras esas estruendosas tormentas que puede albergar en él. Que ha inspirado y enamorado a muchos artistas. Yo no soy el cielo, pero pertenezco a este universo, a este planeta, fui creada al igual que el, hermosamente prefecto a mi manera. ¿Qué sería si todos fuéramos moldes iguales? Por alguna razón no soy como los demás , soy única. Entonces regresé a ese espejo y miré bien. Sin juicios, logré ver lo bueno en mí. Y logré una tregua  conmigo misma.

Decidí ignorar lo malo y ver lo bueno. No sólo en mi persona, también en las personas. Así como no debí criticarme y juzgarme. ¿Quién me da derecho hacerlo con los demás? Nadie. Justo ahí me perdoné y perdoné todo lo que arrastraba. Grité en mi mente y susurré al cielo: PERDÓN. 

Ahora voy por las calles mirando lo bonito de la gente,  de todo lo que me rodea. E ignoro lo feo que alcanzo a percibir del mundo. Amo a mi familia y aprecio contar con ellos. También contar con él, ese hombre que me roba el pensamiento y me hace soñar cosas maravillosas. Quiero vivir día a día como si fuera el ultimo.

Y si he dicho cosas horribles, ¿por qué no decir hermosas?

Cuentas Netflix


Publicado por

No me gusta describirme. Se quien soy, pero no lo muestro a todos. Soy un camaleón que hoy esta feliz, mañana triste. Que una simple injusticia me rompe en mil pedazos. O un lindo cielo despejado, una tarde nublada, un juego de colores de la naturaleza me vuelve a pintar una enorme sonrisa. Amo la música que logra desconectarme e imaginar mil ecenarios donde puedo ser invencible. Esa soy yo cada día



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑