Una noche el reflexiona acerca de lo mucho que le falta por vivir, de..." /> Y él la anhela… Disculpa a mi mente – El Perla Negra

Síguenos en Facebook:


Vida

Publicado en junio 20th, 2015 | by Diego Ramírez

0

Y él la anhela… Disculpa a mi mente

Una noche el reflexiona acerca de lo mucho que le falta por vivir, de lo mucho que no tiene. Sin embargo a pesar de sus tristes pensamientos, no deja de sentir que algo que lo puede hacer feliz está allá fuera y de que sabe que no le hace falta para respirar; pero está consciente que le hace falta para sonreír en la mañanas nubladas, para que los días tengan más minutos y que la el aire tenga sentido. A él no le deprimen los días nublados ni los días malos, le deprime no tener con quién expresar esos sentimientos “puros”, tanta gente le dice que tiene pero que no se explica porqué nadie los quiere.

Cuentas Netflix

Quiere tener una razón para soñar, para cantar y para romper la pena. Sabe que con algo así no hay límites y que aunque no pueda tocarlo sabe que existe algo así.

La paciencia que le dicen que debe tener lo abruma y sin más motivos, busca la razón para tratar de apreciar lo que tiene pero aún con todo el entusiasmo no puede evitar que esto sea tácito. El positivismo le gusta, pero muchas veces le estorba. Llega el momento cuando tiene que enfrentar su triste realidad, lo que reta sus sentidos y su ánimo, su concentración depende de una persona y su bienestar de la situación; lo mucho que él la desea es casi un reflejo de lo que él busca en un ser, sin embargo, éste ser se encuentra muy lejos.

Tan lejos que casi puede tocarlo sin que ella se de cuenta de su presencia. Esa distancia es lo que más le duele, lo que más llora y lo que más lo hace crecer. Busca ser fuerte y tenaz a sus encantos, a sus miedos de tenerlo y tal vez a su seguridad de olvidarlo. Debe ser paciente y capaz, virtudes que le sobran pero que no usa para no alejar el calor de los abrazos. La legalidad de sus pensamientos se ve comprometida cada que ella lo toca o dirige su mirada hacia él y con un leve toque de sus manos hiela sus pensamientos y disparan sus sentidos.

Él ignora el tiempo y el espacio; donde cada segundo se vuelve ella, pero que por cada instante que él la anhela, ella lo olvida.

Él no para de amarla, de desearla, de soñarla. De anhelarla…

 

Cuentas Netflix


Publicado por



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir ↑